Yo escribo lo que vivo, mi sexo en ti

Yo escribo lo que vivo. Las cefaleas pueden tener muchos orígenes. El mío es tensión. Sencillo. Bañarme en el mar me lo quita. Correr, me lo quita. Tener los ojos cerrados y pensarte, me lo quita. Hay besos que hablan. Que te marcan el ritmo.
Y a veces ese ritmo te lleva. En mi vida he estado borracha dos veces. De sexo mucho más. Cuando el sexo es calidad no me importa caer en la bacanal. Ese sexo tarda. Cuando existía el Bulli la lista de espera era de tres años. Cortamos antes de sentarnos en esa mesa. No fue tiempo perdido.
Yo escribo lo que siento
En una cama cabe una vida. Una mirada y supe que tendría sexo con él. Entrar en otros mundos descubriendo nuevos placeres. Placeres que no tienen futuro. Hay lugares de los que nunca se vuelven porque siempre te provocaran una sonrisa. Tres días y sus manos me dieron forma. Mi boca le enseñó un nuevo camino. Personas que llegan en el justo momento y quedarán a pesar de la distancia.
Yo escribo lo que sueño
“No pasa un día en que no estemos en el paraíso”. J L Borges. Yo soy más de Lilith que de Eva. En mi mundo siempre hay motivos para la manzana. Quiero esa mirada, la del deseo y admiración. Ese deseo que marca mi curva. Esa mirada me atrapa. Quiero penetrarlo. Poseerlo.
Quiero que pierda la cuenta: uno, dos, tres… y vuelta a empezar. Quiero que la luna dure 24 horas y no tenga sentido mirarla. Quiero sus espasmos y su líquido caliente. Mira cómo te miro. Venga, mira… Esta mirada desde abajo es tuya. Y me siento grande.
Quiero que mis labios resbalen por el eje de tu lengua. Tu punto de apoyo entre mis piernas. Camino de pólvora donde tu glande abrirá nuevas vías. Muévete despacio. Déjame evaluar su recorrido.
Dame tu mano… quiero que escribas en mí. Con-Sex


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YennyRivero