UN,DOS,TRES, CARAVANA ES….

     ¿Se acuerdan de este juego?¡A mí me parecía aburridísimo! Siempre lo mismo: el chiquillo contaba, nos movíamos y luego tiesos…Pues vamos hablar de eso: contamos (preliminares) ,nos movemos ( coito) y nos quedamos tiesos( dormidos). Si señores, uno de los motivos de mayor consulta en los sexólogos es: La rutina en la pareja. Rutina=Repetir=Monotonía. No soy amiga de estadísticas, pero dicen por ahí, que a los dos años adiós noche de S. Juan, vamos a la locura de los fuegos artificiales. No voy a extenderme sobre el tema porque es evidente que la convivencia mata el deseo, la novedad y otras  tantas cosas ¿o no? Hay parejas que le van geniales, se amoldan y son cómplices. Pero claro, yo trato los conflictos. Así que daré algunas orientaciones para evitar la rutina, intentando no caer en lo obvio: pónganse una noche especial sólo para los dos, comprar lencería sexy, mandarle wasshap subidos de tono (aclaro, digo obvio, no por “ineficaz” sino porque es evidente que se debería hacer siempre). Allá vamos pues:

1º.Cofre del tesoro: escriba cada uno  sus “deseos más calientes”, pónganlo en una caja y pasado un tiempo, cuando ambos lo acuerden cogen un papelito y “zas” a “cumplir”. Advertencia: deseo calientes es muy “sui generis”, lo que para uno es muy excitante, por ejemplo, untar con mousse el cuerpo de su compañer@ a otro le puede parecer un “pringue”.
2º.¿ Y tú quién eres? Juega con tu pareja a encontrarte en un local, son totalmente desconocidos, invéntense una identidad, cambia de nombre, intenta “ser mal@” y no te olvides….luego él/ella se esfuma.

3º Juguemos a roles: policía de aduana, doctora, ejecutiva, abogada, secretaria, capataz de una plantación, guarda espalda, heladero…(todavía recibo por navidades la felicitación de una pareja que “jugaron”, ella a ser asistenta de un hotel, mientras él ,la esperaba como cliente “desprevenido”).

¿Y QUÉ PASA CUANDO UNO TIENE MÁS DESEO QUE EL OTRO? Cito: Annie Hall de Woody Allen.
Ella con su terapeuta: ¿Con qué frecuencia hacen el amor? Constantemente, tres veces    por semana.
Él con su terapeuta: ¿Con qué frecuencia hacen el amor? Casi nunca, tres veces a la semana. (Nota: puede ser viceversa)
     ¡Tocamos un tema delicado, espinoso, grave en la pareja! .NOOO, ¡Desmitifiquemos el sexo! ¿Si quieres a tu pareja no le haces favores? (espero no dañar a nadie, no es mi intención).Yo lo llamo: “yo no tengo ganas pero podemos jugar un poco”. Concretemos, me refiero que él perfectamente puede acariciarte los pechos y besarte mientras tú te masturbas, o tú le haces una felación pensando en tus cosas, o ¿por qué no ver porno? A lo mejor se animan (sí, si hay porno bueno y, sí, las mujeres también somos visuales). Sobra decir que en esta pareja hay equidad, que la falta de deseo de uno de los miembros no es debido al cansancio, que no hay tensiones por diferencias económicas, que no hay ajustes de cuentas por rencores… En definitiva, se trata de llegar a acuerdos. ¡Ah! pero ustedes pueden afirmar: placer y obligación no rima. Cierto. Pero tú no buscas placer, tú sólo quieres que tu chic@ disfrute. Lo dicho magnificamos el sexo y cada momento tiene su forma… o cada forma tiene su momento….Ya sé porque me gustaba tanto ese héroe ¿cómo se llamaba? Mister Fantástico, se adaptaba a todo. Con-Sex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YennyRivero