Terapia del Abandono

La terapia sexual deber ser individualizada y flexible. Nunca se debería aplicar mecánicamente a todas las personas o parejas que presentan disfunciones sexuales un tratamiento estándar de rutina. Sobra decir que el objetivo de mejorar el funcionamiento sexual es un aspecto extremadamente importante de la experiencia humana.
En un primer momento al trabajar la respuesta sexual  se basaban en el modelo bifásico. Es decir, los trastornos se caracterizaban por perturbaciones en la fase de excitación y disfunciones de la fase orgásmica. De este modelo bifásico se pasó al trifásico (deseo, excitación, orgasmo) para terminar en un amplio cuadro que abarca desde trastornos del deseo hasta los causados por enfermedades (ver post del 2 de Julio).
Lo importante es saber que en una disfunción sexual se altera las fases de respuesta sexual  lo que conlleva un gran malestar para la persona. Expuesto la evolución en el tratamiento de las disfunciones sexuales pasaré a desarrollar mi método, que es el siguiente: el abandono. Me explico. Para un correcto funcionamiento sexual no es solo necesario estar libre de efectos negativos sino también de un exceso de control cognoscitivo. En otras palabras, una actividad sexual satisfactoria exige un estado emocional relajado y una “dejadez” a la experiencia erótica.  Si por un lado existe un protocolo a seguir, primero deseo, luego excitación y finalmente orgasmo, yo que promulgo la terapia del abandono, no considero ningún parámetro establecido (que me perdonen Masters y Johnson donde quieran que estén). Está afirmación no es gratuita, sino fruto de años de experiencia, tanto personal como profesional. Me he permitido para corroborar dicha hipótesis presentar algunos casos como ejemplos.
Primer caso: Una mujer sin estar excitada (pensaba en la llamada de mi hija, en el trabajo del día siguiente, que era tarde) pero con el buen hacer de su compañero ( besos+caricias de senos+ dedos en la vagina e índice en el clítoris…SI, yo también pienso que la vida es maravillosa solo por saber que existen hombres así!:)) llegó a uno de los orgasmo más maravillosos de su historia sexual.
Segundo caso: hombre que recibe una felación. No está erecto del todo. Su pareja le pregunta si pasa algo. El responde  que no, que está disfrutando mucho pero sus ganas de orinar no le permite una mayor erección (se fue a miccionar y siguieron… bendita comunicación).
Tercer caso: Chica joven totalmente entregada a una aventura sexual que le pone a cien (cito textualmente) Comenta que lubrica perfectamente y está muy excitada. No consigue ser penetrada.

Resumiendo: de lo que se trata a la hora de trabajar trastornos es de dejar a un lado la ansiedad, la culpa y el temor, porque a fin de cuenta, los caminos del sexo son inescrutables. Con-Sex.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YennyRivero