Tres momentos, tres pilares y todo tiene solución: disfunción eréctil en el hombre.

Es evidente que cuando entro en una cama dejo totalmente atrás mi faceta de sexóloga, es la mujer la que en posición horizontal, o la que toque, dispone de su tiempo para el disfrute. Pero he aquí que esto del ser tiene su complejidad y si te encuentras con problemas en tu partenaire, es absurdo mirar para otro lado y más cuando repercute en tu goce. Uy, esto sonó un poco egoísta. Bueno, les puedo asegurar que el beneficio fue para los dos.

 Tenía una planta extraordinaria, años de separado y en ese tiempo pocas mujeres en su haber. Me llamó la atención su delicadeza, su manera de entregarse a mí, todo era caricias, juegos orales y manuales. ¡Qué habilidad tenía! Siempre me he reído del tópico de que los hombres no saben hacer dos cosas a la vez ¡Cuántas tontunas se oyen! El sujeto era un artista en saber excitar a una mujer. Luego descubrí ese interés por retrasar la penetración.

 Eyaculación precoz: El hombre es incapaz de tener un control “razonablemente voluntario” sobre la eyaculación. Helen Kaplan.

Tratamiento.

 Descartar cualquier causa fisiológica que lo pueda motivar: Trastornos neuronales, vasculares, hormonales, psiquiátricos, defectos del tiroides y las glándulas suprarrenales, fármacos, drogas…

 Psicológicas: Lo más importante es identificar la sensación que precede al orgasmo y poder canalizar de forma correcta su excitación. Comunicación con la pareja para eliminar cualquier tipo de tensión o expectación.

 Técnicas.

 Parada: Antes de conseguir el orgasmo se interrumpe la estimulación durante 30 segundo, luego continuar.

Comprensión del pene: Antes de eyacular, se para la estimulación y se  aprieta suavemente la cabeza del pene durante unos segundos acompañada de la respiración adecuada.

 Todo tratamiento debe ser asesorado por un especialista. Cada persona lleva su historia clínica única.

 Su cara al transcurrir los meses se transformó, notaba seguridad, aprendió a amar su cuerpo, a darle valor, ya no vivía con miedo el encuentro sexual, ya no tenía prisas por eyacular como le imponían. Tenía todo el tiempo del mundo “para hacerme feliz”.

“No me suele pasar Yenny, es que he tenido un día muy duro, los niños, reunión a última hora, el vino”. Yo sin dejarle de acariciar el pecho como si no fuera conmigo le solté: “¿querido, tienes ganas de comer?”. Pues me da igual las demás partes de tu cuerpo, seguido de un beso para sellar el trato. Esa noche tocaba perderme acariciando su pelo entre mis piernas.

Disfunción eréctil: Incapacidad persistente para conseguir o mantener una erección que permita una relación sexual satisfactoria. Definición que aparece en cualquier manual de sexología. En mi consulta; cuando no puede mantener una erección que le ayude a su concepto de sexo.

Tratamiento.

 Descartar causas orgánicas (ver cuadro anterior). Para las disfunciones fisiológicas hay varios tratamientos: Medicación, terapia hormonal, terapia intracavernosa o cirugía revasculizadora.

Psicológica: Bajar el nivel de ansiedad al “miedo a fallar”. Eliminar cualquier tipo de obsesión por rendir en el sexo, que hace que el acto sea una “tarea” y no algo placentero. Fuera círculos viciosos.

 Técnica focalización sensorial: 1º fase de caricias corporales sin coito. 2º fase de caricias corporales incluyendo pechos y genitales. 3º se suma lo anterior,  más orgasmo sin penetración. 4º Caricias, penetración y orgasmo.

Todo este proceso se lleva a cabo durante semanas. Todo tratamiento debe ser asesorado por un especialista. Cada persona lleva su historia clínica única.

En nuestro segundo encuentro lo noté nervioso. Esta vez solo caña y calentar el ambiente con palabras. Mirábamos el mar, mentira, yo de reojo me perdía en su entrepierna, admirando su hermoso paquete, él sonrió, como pensando aliviado “responde a mi llamada”. En casa no era cuestión de llevarlo al lugar de los hechos. Evitar ansiedad, y mi sillón es muy amoroso. Jugar con los pies en un palo ayuda a la circulación sanguínea. Ahí lo dejo.

 Uno de los cuerpos mejor formados me tocó, diría que en suerte, si no fuera tan frívola. ¡Qué coño, estaba buenísimo! Nada más tenerme a su disposición, en fin que ya estaba todo hablado, me tiró a la cama y me empotró literalmente, supe que iba a trabajar cuádriceps, tríceps y sudar… pero no sabía cuánto! Dos orgasmos tuve y él tieso sin atisbo de derrumbe, y me vinieron a la mente los “tentempiés”, que no había manera de tumbarlos. Lo mandé a por agua, para romper la rutina viciosa del mete saca, y a su vuelta mi mano cogió su tronco, puse la suya encima, y al mirarlo a los ojos, lo entendió todo. Tardó tres minutos en mojarme con su semen y regalarme sus gemidos.

 Eyaculación retardada (no confundir con orgasmo seco o aneyaculatorio): Es cuando toma más tiempo del “usual” al llegar al orgasmo o solo llega por medio de la masturbación.

 Descartar causas orgánicas.

Tratamiento: No concentrarte tanto en dar placer, se egoísta, fantasea, libera tu mente y déjate llevar. El sexo no es competición.

 Técnica: 1º Eyacular a solas. 2º Eyacular con masturbación en presencia de la pareja. 3º Eyacular con la masturbación y ayuda de la pareja. 4º Excitación hasta el punto de no retorno y realizar penetración. 5º Alternar caricias con penetración.

Todo tratamiento debe ser asesorado por un especialista. Cada persona lleva su historia clínica única.

Con él perdí tres kilos, no solo por el sexo, sino porque era deportista nato, pura sangre, pura fibra, puro nervio. Hay cosas que no se pueden cambiar ni se deben. Pero aprendió a contemplarse, a sentir, a estar dentro de un cuerpo sin tanto control y le gustó dejarse llevar

Nota: Algunos datos han sido modificados por respeto a la buena memoria.

 Estos han sido tres momentos de mi vida en donde tres pilares necesitaron mi apoyo…otras veces he sido yo la necesitada, pero eso es otro post. Con-Sex.

12178261_10207870499749570_1875135478_n

La pereza del calor lleva al sexo pasivo

No sé si es el calor, la pereza que arrastro últimamente o la escasez de gente interesante, que si tengo que practicar sexo no saldría de la postura del misionero. Cosa rara en mí. Hasta mi quiromasajista dice que soy difícil porque todo lo miro y pregunto. ¿Y ahora que me vas a hacer? ¿Para qué es ese palo? Sí, tiene un palo que al pasármelo por la planta del pie siento de todo menos placer. Así que tumbada y con falta de ganas, quiero ser práctica y eficaz. No hay nada peor que la torpeza de lo inútil. Hoy vamos a trabajar una técnica utilizada para avivar el deseo, entre una de sus múltiples funciones, la focalización sensorial de Master y Johnson.

Focalización sensorial: técnica cuya finalidad es que ambos miembros de la pareja identifiquen y tomen conciencia de sus propias sensaciones corporales.

Me tumbo boca arriba, suele empezar “decúbito prono”, pero es mi ejercicio y quiero notar tu respiración cerca de mí, olfatear, olerte. No creo en la feromonas, creo en la cercanía y en el sudor del sexo. Tus manos se centran en mi frente, liberas tensión, respiro profundamente, me dejo hacer, quiero o no tengo fuerza para pensar, para resistirme. Bajas al cuello, no me gusta esa zona y lo notas por mi desagradable mueca, me relajas pasando los dedos por mis labios, aunque está prohibido que me manifieste, no puedo evitar sacar mi lengua y lamer tu dedo. Ha sido solo unos segundos, lo suficiente para tus primeras gotas, y no deberías estar excitado. Tendances de la mode No soy quien para marcar tu ritmo. Estoy cansada, me dejo hacer. No quiero pensar. Pasas a mis hombros, están contraídos pero no sabes qué hacer con ellos, noto tu torpeza y ganas de cambio. Unes tus manos, que al ser tan grandes, al bajar ocupan mis pechos. No puedo evitar ser instintiva y me arqueo. No quiero pero debo controlar. Es un ejercicio para sentir despacio, sin urgencias. Vuelvo a mi posición inicial, con resignación, pego la espalda, respiro profunda y largamente, lleno mis pulmones intentando que el aire me calme. Tendances hommes Tus dedos rozan mis aureolas, lo hacen a la par, con las dos manos a la vez. Siempre me ha maravillado esa gente que puede hacer movimientos sincronizados simétricos. Bolsos de moda Tengo que mojar mis labios, bebería algo pero no es cuestión de parar en este momento. Notas mi gran excitación y has decidido hacerme sufrir. Yo me dejo. No quiero pensar, estoy cansada. Bajas a mi estómago en un movimiento tan amplio que abarcas mis curvas, te paras en ellas. Noto como las miras, no, como las admiras. Tu respiración cambia pero eres buen chico y entendiste la explicación del ejercicio. Te llega el olor del fluido con sabor a mí. Bajas a mis muslos, acaricias arriba y abajo, son largos, te detienes, no hay peligro ¿o sí? Porque abro las piernas invitándote a males mayores. Quiero perderme en tus manos, no pensar. Rompes las reglas y dejas las manos a un lado, las únicas que tenían permiso y me besas las rodillas, besos suaves, lentos, húmedos… He decidido darme la vuelta, has roto las normas y te doy la espalda como castigo, dejando mis nalgas a la altura de tu cara. Puedo notar tu sonrisa, esa que pones al verme los dos hoyuelos que marcan el final de mi columna y el inicio de tu perdición.

Terapia del Abandono

Read More
La terapia sexual deber ser individualizada y flexible. Nunca se debería aplicar mecánicamente a todas las personas o parejas que presentan disfunciones sexuales un tratamiento estándar de rutina. Sobra decir que el objetivo de mejorar el funcionamiento sexual es un aspecto extremadamente importante de la experiencia humana.
En un primer momento al trabajar la respuesta sexual  se basaban en el modelo bifásico. Es decir, los trastornos se caracterizaban por perturbaciones en la fase de excitación y disfunciones de la fase orgásmica. De este modelo bifásico se pasó al trifásico (deseo, excitación, orgasmo) para terminar en un amplio cuadro que abarca desde trastornos del deseo hasta los causados por enfermedades (ver post del 2 de Julio).
Lo importante es saber que en una disfunción sexual se altera las fases de respuesta sexual  lo que conlleva un gran malestar para la persona. Expuesto la evolución en el tratamiento de las disfunciones sexuales pasaré a desarrollar mi método, que es el siguiente: el abandono. Me explico. Para un correcto funcionamiento sexual no es solo necesario estar libre de efectos negativos sino también de un exceso de control cognoscitivo. En otras palabras, una actividad sexual satisfactoria exige un estado emocional relajado y una “dejadez” a la experiencia erótica.  Si por un lado existe un protocolo a seguir, primero deseo, luego excitación y finalmente orgasmo, yo que promulgo la terapia del abandono, no considero ningún parámetro establecido (que me perdonen Masters y Johnson donde quieran que estén). Está afirmación no es gratuita, sino fruto de años de experiencia, tanto personal como profesional. Me he permitido para corroborar dicha hipótesis presentar algunos casos como ejemplos.
Primer caso: Una mujer sin estar excitada (pensaba en la llamada de mi hija, en el trabajo del día siguiente, que era tarde) pero con el buen hacer de su compañero ( besos+caricias de senos+ dedos en la vagina e índice en el clítoris…SI, yo también pienso que la vida es maravillosa solo por saber que existen hombres así!:)) llegó a uno de los orgasmo más maravillosos de su historia sexual.
Segundo caso: hombre que recibe una felación. No está erecto del todo. Su pareja le pregunta si pasa algo. El responde  que no, que está disfrutando mucho pero sus ganas de orinar no le permite una mayor erección (se fue a miccionar y siguieron… bendita comunicación).
Tercer caso: Chica joven totalmente entregada a una aventura sexual que le pone a cien (cito textualmente) Comenta que lubrica perfectamente y está muy excitada. No consigue ser penetrada.

Resumiendo: de lo que se trata a la hora de trabajar trastornos es de dejar a un lado la ansiedad, la culpa y el temor, porque a fin de cuenta, los caminos del sexo son inescrutables. Con-Sex.