Prototipos de comedores de coño ¿jugamos a quién es quién?

Hay hombres que nacieron para comer un coño. No me mal interpreten ¿o sí?, ya que la cualidad más brillante de esa persona es dicha habilidad (a mí me toco uno en suerte). Da igual donde tuvieses la cabeza, si él la tenía entre tus piernas, tocabas el cielo con las manos.

Hoy vamos a hablar de tipos de comedores orales:

  1. El que se le va la vida en ello. Su ansiedad le precede, da igual el ritmo que tú le marques, para ellos se acaba el mundo y hay que comer y comer. Remedio: tirar del pelo y comerle la boca suavemente, dale tu punto de cocción.
  2. Su opuesto, el “be water my friend”. Ese saborea………….. con pausa……….. Tendances hommes tranquilo……………. ¡TE DESESPERA! Piensas si se va a quedar a vivir ahí abajo. Y abrillantar requiere tiempo, pero aunado con eficacia. Remedio: dale pautas, suelen ser buenos oyentes.
  3. El preguntón “¿está bien?”, “¿así te gusta?”, “¿más rápido?”, “¿la muevo en círculos?”, “Esto le encantaba a mi ex”. Ya en este punto sabes que no hay nada que hacer. Remedio: vete a por un amaretto y toca mimos, o puerta. Tú decides.
  4. Están los de viento. Sí, existen. Chupan, soplan. Succionan, soplan. Lamen, soplan. Remedio: cántales el cumpleaños feliz, es mágico, les cortas el rollo ventolero jajaja.
  5. En esta línea, los percusionistas, “el batucada”. Todo movimiento lingual va acompañado de toque manual, ya sea tipo bongó o en zic-zac. Remedio: agárrale las manos y “hasta que no te lo comas todo no te suelto”.
  6. Tenemos el 100 metro lisos. Tres lamidas y suben a por la medalla, y encima te sueltan: genial ¿verdad? Remedio: “como calentamiento no está mal, anda baja a por los 1000 metros campeón”.
  7. El aventurero. Este se para a la altura del ombligo coge aire y puedes sentir en el ambiente “un vamos allá”. Mode Ojo te puede tocar un Indiana Jones o un Mr. Been. Remedio: suerte.
  8. Para finalizar, está el no quiere comer ostras pero te pone el pepino en la boca. Remedio: es cosa tuya elegir el menú. Personalmente soy de dar y tomar. Me gusta ver comer a la gente 😉

Y me despido no sin decirles que hay fuegos que se calman con cirios.

Dame un beso de colibrí ¿Sabes de qué hablo?

Cuando un hombre boca arriba levanta las nalgas mientras tú estás entres sus piernas no es para que observes la firmeza de sus nalgas. Sutilmente te pide otra cosa. El beso negro, beso de colibrí, anilingus, rimming, beso polaco. En definitiva, lo que desea es que le estimules la zona anal con la lengua y boca. Y es que esa parte del pirineo posee muchas terminaciones nerviosas produciendo enorme excitación y placer.

Empecé el post con la imagen de un hombre, pero sobra decir que no importa género ni orientación sexual, para dar o recibir en cualquier parte del cuerpo. Moda Gozar es un proceso de desarrollo. Lo primero es sentirse cómod@ y explorar. Aquí no valen las imposiciones, es cosa de dos. En el sexo no hay reglas, solo la del respeto.

Dice Raymond Chandler: “el primer beso es mágico, el segundo íntimo, el tercero rutinario”. Quizás no es la secuencia de los besos lo que lleva al hastío, sino una cuestión de cambio de perspectiva. Soy total defensora de la investigación. Moda Si no experimentas no llegarás a conocer nuevas geografías emocionales… sí, emocionales. El sexo es emoción en movimiento.

¿Técnicas para el anilingus? No hay fórmulas. Sencillo. Usar la boca y lengua es evidente. Las formas: lengüetazos, movimientos circulares, lento, rápido, penetración lingual (colibrí), chupar, besar con los labios. Imaginación: masturbarte + oral, penetración con vibrador + oral, masajear la zona con dedos + oral, un 69 de beso negro. Distintas opciones, tú marcas las casillas. ¡Tú haces las casillas! (Si quieres elegir vibrador este enlace te ayudará: miorgasmo.com)

Fundamental si es la higiene, hecho tan básico como si vienes de la calle lavarse las manos antes de manipular alimentos. Otra norma es usar protector de látex en la zona para evitar contacto directo, o saber que tu pareja está exent@ de Enfermedades de Transmisión Sexual.

Para ir terminando, recuerdo una frase de Gabriel García Márquez que me encantó: “toda novela debe caber en una frase y surgir de una imagen”. Mi frase para resumir el post: hay que adiestrar la mente para abrir rincones cerrados. Con-Sex.