Consideraciones a tener en cuenta en tu primer encuentro sexual.

Entró por la puerta con seguridad y esa sonrisa que me cautivó. Tengo dos horas. Adiós sonrisa cautivadora, pensé. Puedo montármelo en cinco minutos en un ascensor, baño o probador, pero que me vayan con un tiempo predeterminado me baja la libido. Lo esperaba con la ropa menos erótica que cabe imaginar, falda negra amplia y camiseta de algodón, eso sí, sin ropa interior. Una puede ser descuidada para bajar tensión sexual pero guardando matices.

Eran las siete de la tarde. Muy pronto para mi deseo, no tanto para sus ganas. ¿Realmente quería estar conmigo? ¿O era al personaje creado en su mente a quien quería traspasar con su miembro? Me sentía mariposa de colección. ¡Qué chorrada acabo de escribir! Jajaja Yo soy todo menos mariposa delicada que se deja atravesar.

Besaba genial. No se puede negar que en la primera cita se lo trabajó. En su boca supe el tamaño de mis ganas. Volvió a casa caliente, no porque yo lo frenara como estrategia. Entre dos nunca llevo reglas, era por cuestión de anticipación. Mi mente no estaba preparada. Muchos meses sin sexo, mucho desprecio recibido. Pero estaba decidida: despejar el sexo para tener buena mente.

Anais Nin me dio el empujón con sus letras ¡Qué maravilla Delta de Venus! (Así que hubo segunda cita).

Cosas que no debes hacer en un primer encuentro sexual:

  • No esperes una conexión sexual magistral. Si sucede, genial. Comprende que son dos cuerpos, dos mentes, unas experiencias vividas. Sí, tenemos mochilas sexuales. Este pensamiento me lleva a otro.
  • Si te interesa esa persona no finjas. Es absurdo que marques caminos equivocados. Si el ritmo de su lengua no es el adecuado, indícale… Que sienta que no pierde el tiempo porque tu cara refleja el gozo del momento. Este pensamiento me lleva a otro.
  • Momento preservativo. Tenlo cerca. Al igual que es natural una botella de agua en la mesilla por los calores. Si se rompe la excitación haz que suba con arte. No creas tensiones innecesarias. Humor y sexo son buenos aliados. Este pensamiento me lleva a otro.
  • Una cosa es beber algo por la ocasión, y otra, es que la ocasión vaya de pena por beber. Podrán existir risas y desinhibición pero el alcohol no es amigo del sexo. Si le sumas el poco conocimiento de la otra persona te auguro un desastre total. Este pensamiento me lleva a otro.
  • Date tiempo. Quita concepciones coitales. No quieras penetración a toda costa. Se están descubriendo. Abre los ojos. Mira cada rincón. Fantasea hasta que tu boca haga saliva. Yo siempre digo: lo ideal es bono de tres. En la tercera fase salen nuestros mejores encuentros.

Se fue de casa a la una. Mi sonrisa era suya. Siempre me gustó la luna de agosto. Con-Sex.

Un café frío con derechos sexuales, por favor.

Cuando me desbordan las cosas me tomo un café frío y me refugio en mis  libros de sexualidad. A mí el sexo me relaja en todas sus formas. Y he aquí que perdida e intentando defender mis derechos, vuelve a venir en mi ayuda lo fundamental y básico en esta vida: agarrarte a la salud. Hoy vamos a hablar de la declaración de los Derechos Sexuales, dictado por la Asociación Mundial de la Sexología.

  1. Derecho a la libertad sexual. Todos tenemos derechos a elegir nuestro sexo como nos venga en gana, excluyendo toda forma de coacción, explotación y abusos sexuales.

Como mujer que ha sufrido abusos sexuales y una violación, pido una ley y educación que acabe con esta lacra.

  1. Derecho a la autonomía, integridad y seguridad sexuales del cuerpo. Hablamos de la toma de decisiones pensando en ti y tu vida sexual, dentro del contexto de la ética personal y social.

Yenny me muero de ganas por compartir una caña y “un pincho” contigo. Hace dos años que no sé de él. Ya no      cabe “el pincho”.

  1. Derecho a la privacidad sexual. En la intimidad de tu vida no hay que tocar la puerta.

Lo que yo haga como mujer en “mis rincones” no le interesa a nadie. La sexóloga no tiene quien le escriba             cartas, … pero sueña con Anaïs Nin.

  1. Derecho a la equidad sexual. No hay mochilas, no hay etiquetas. Niega cualquier tipo de discriminación por: orientación, género, edad, raza, clase social, religión…

Yo, mujer de 50 años, me tachan de menopaúsica sin libido y yo no sé qué hacer con mis perras ganas por ti.

  1. Derecho al placer sexual. Hablamos de tus ganas de gozar y el autoerotismo como fuente de bienestar. Conócete a ti mism@ para poder iniciar el diálogo.

Me gusta mirarme en el espejo mientras la mano se pierde en mi inconsciente.

  1. Derecho a la expresión sexual emocional. Toda persona debe, necesita, tiene, derecho a sentir su sexualidad como vía de comunicación, contacto, expresión emocional o de amor.

Y en el momento del clímax no ahogué el grito y, sin dejar de mirarlo, rompí en un llanto hondo, roto,… era            largo como un junco.

  1. Derecho a la libre asociación sexual. Puedes, debes hacer lo que te plazca en términos de relaciones: casarte o no, divorciarte o establecer el tipo de asociaciones que desees.

Me casé una vez, divorciada estoy, y pongo al chocolate negro por testigo, que no volveré a convivir con ser           humano viviente (si se diera el caso, se puede usar dicha afirmación en mi contra).

  1. Derecho a la toma de decisiones reproductivas, libres y responsables. Tener o no tener hijos, el número y acceso pleno a los métodos de regulación de la fecundidad.

La libertad empieza eligiendo a cuantos, cuando y donde vas a dar tu amor incondicional. Formación para                    tomar esa decisión con conocimiento de causa.

  1. Derecho a información basada en el conocimiento científico. La información sexual debe ser generada a través de la investigación científica libre y ética con la difusión correspondiente.

Exijo una educación sexual en los colegios con rigor. Sencillo.

  1. Derecho a la educación sexual integral. Somos seres sexuados desde que nacemos hasta que morimos. No miren para otro lado.
  1. Derecho a la atención de la salud sexual. Una atención médica para la prevención y tratamiento de todos los problemas, preocupaciones y trastornos sexuales. La sexualidad debe ser tratada con respeto. Una sexualidad sana es calidad de vida.

Termino mi café frío. Me siento aliviada. Defender unos derechos tan básicos me ha hecho tomar perspectiva. No estoy sola,… me acompañan mis derechos: los tuyos. Con-Sex.

tumblr_mp9dp1YbOt1sqzz57o1_500

Lo último: el chándal es sexy….

Hay muchas formas de practicar el sexo y todas muy respetables. No seré yo la que ponga objeciones a los gustos de cada uno. Pero  soy de las que necesito tener fondo, y no me refiero a una cama grande, o que haya amor de trasfondo (si se da el caso, el goce es total) sino que me lo monto un poco a lo cardiovascular. Vamos, mi esencia es activa y quemo calorías.
Después de esta introducción no cabe otra cosa que hablar de los beneficios del deporte para tener buen sexo (entendiendo buen sexo como el que disfruten ambos).
Me pongo a buscar información y ya empezamos mal: “una relación sexual equivale a un ejercicio físico de intensidad leve moderada”. Esto es como el pronóstico del tiempo en Canarias: se espera cielos nublados en el norte de las islas occidentales y despejado en el sur. Ligera marejadilla en el mar. Siempre igual y nada que ver con la realidad.
Seguimos con otra afirmación: “si dominas algún deporte es fácil que también controles en el terreno sexual”. ¡Otro topicazo! No veas lo que da de juego un informático todo el día pegado a la pantalla (hablo por hablar jajaja)
Concretemos que me pierdo. La pregunta del millón ¿las personas más activas y que practican ejercicios son más sanos y por tanto tienen una vida sexual más plena y satisfactoria? SI. No con total certeza, por aquello de la generalidad no es bienvenida en mi blog. Ahora, los siguientes fundamentos que expondré a continuación nos corroborarán tal afirmación.
1. Practicar deporte genera hasta cuatro neurotransmisores básicos que se relacionan con los estados de ánimo: epinefrina, dopamina, serotonina y las conocidas endorfinas. Y ya se sabe, a mejor humor, más posibilidades de mantener o elevar la líbido.
2. Hacer ejercicio favorece nuestra respuesta sexual, ya que aumenta la resistencia cardiovascular y mejora la circulación de la sangre (flujo sanguíneo).
3. El deporte te tonifica y mejora la respiración lo que hace que ser refuerce la autoestima positivamente. Tener buen concepto de nuestro cuerpo nos causa seguridad y como consecuencia te sueltas a un sexo más pleno.
4. Los entrenamientos aeróbicos mejoran la presión arterial aumentando el colesterol bueno (HDL) combatiendo el cierre arterial, que puede ocasionar problemas de lubricación, erección y orgasmo.
5. Practicar ejercicio al aire libre (al sol) hace que se estimule la producción de vitamina D, esencial para generar testosterona.
6. Nos ayuda a combatir una serie de enfermedades y condiciones que pueden afectar a la vida sexual como diabetes, la obesidad, la hipertensión, etc
Resumiendo: la sexualidad no es un ejercicio y mucho menos una competición pero lo cierto es que la actividad física metódica y continua ayuda a la persona a disminuir el estrés y, por lo tanto, aminorar las tensiones diarias, que en muchas ocasiones son factores que influyen en el placer sexual.

Por tanto, no hay excusas, camina, muévete, pon tu cuerpo en marcha, la mente lo seguirá. Te habla una que sabe del tema: mi mente no respondía y el cuerpo lo salvó. ¡Viva el deporte! Viva el sexo… ¡Viva el sudor de tu frente que alegra mi corazón!! Con-Sex