La poesía y cuatro maneras de llegar al orgasmo.

Yo cuando me masturbo las dedico. Es así, no lo puedo evitar. Me explico, no es que mientras me estimulo piense en alguien, es en el momento del clímax, es en el orgasmo, cuando me viene a la mente una persona en cuestión y a veces, no es el que toca. El maldito o maravilloso mundo del inconsciente. Es mi sexo.

El otro día un tuitero me comentaba que diferenciaba entre follar y sexo. Le aclaré que yo distingo entre masturbarme a dúo y el buen sexo. < Hace tiempo que decidí tener solo lo segundo.

¿Y qué es sexo y qué no?

“Sexo es un ámbito, un espacio, una dimensión mental, de sensaciones físicas y/o emocionales en el que entra – o no se entra- a través de las palabras, la visión, el tacto, el oído, el gusto o el olfato”. Antonio Galindo.

De compras vi unos cepillos de dientes y pensé: vibradores ligeros de diseño. ¿Estaré muy expuesta por mi profesión? ¿Mis sensaciones al mundo ya fluyen a través del vocablo sexual? ¿Cuánto hay de sexo en ti? ¿Vives el sexo como algo indivisible a tu persona? ¿O es un adosado de tu vida? ¿Has pensado que lo que para ti es sexo para otr@ no lo es?

Para mí el sexo es arte, palabras, música, emociones… en definitiva, es poesía.

Momento Uno.

El frío de mi boca

Después del hielo

Busca la sangre de tu glande

Lengua que roza con suavidad

Esa piel rosada…

Solo me calmaré al vaciarte

Y dejarte la mente en blanco.

Momento Dos.

Acaricio tu pelo

Cabeza entre mis piernas

Ritmo ajustado a mi respiración

Beso que abre mi caja de seguridad

Tiemblo… lo sabes

Ya no me pertenezco

Estoy en ti.

Momento Tres.

Mis rizos caen por la espalda

Tus dedos juegan en ellos

Sé lo que va a venir

Cierro los ojos

Y empujas con fuerza

Sin aliento recibo cada embestida

Una eternidad para el recuerdo.

Momento Cuatro.

Mi mano es sabia

Ella es sexo

Que no se pierde en mis pliegues

Dibuja círculos perfectos

Empapándose de

Gemidos

<

class=”ecxMsoNormal”>Espasmos

Mi mano es sabia

Ella es sexo.

Nadie puede sentir por ti. Nadie puede responder a tu sexo.

La voz a ti debida: En busca de mi cuerpo perdido

Hoy no tengo capacidad para redactar un texto. Chaussures Adidas Yeezy 550 Boost Me siento seca. Me han dejado seca. Chaussures Adidas Ultra Boost Me muevo en la brevedad y en la evidencia.

Para vivir no quiero

islas, palacios, torres.

Qué alegría más alta:

vivir en los pronombres

DSC_1735

Quiero reencontrarme con mi cuerpo y solo lo podría hacer a través de sus ojos. Adidas Yeezy Boost 350 V2 Pas Cher Confiaba en su madurez. Confiaba en su sensibilidad. Confiaba en que sabría captar la mujer que hay en mí.

Quítate ya los trajes,

las señas, los retratos;

yo no te quiero así,

disfrazada de otra,

hija siempre de algo.

Te quiero pura, libre,

irreductible: tú.

DSC_1768

Y con miedo yo, y tensión ella, nos enfrentamos a la sesión. No quería seducir. En mi mente está: frescura, transparencia, serenidad, plenitud… Con esto no pretendo nada ¿o sí? Mostrar que la hermosura de un cuerpo no debe estar ligada a los cánones de belleza temporales.

Sé que cuando te llame

entre todas las gentes

del mundo,

sólo tú serás tú

DSC_1834

Cien disparos y la foto… esa… mis certezas se confirmaron… en la imagen estaba mi actitud… esa ilusión para vivir lo que tenga que venir… lágrimas al momento de descubrirme.

Y cuando me preguntes

quién es el que te llama,

el que te quiere suya,

enterraré los nombres,

los rótulos, la historia.

Iré rompiendo todo

lo que encima me echaron

desde antes de nacer.

DSC_1722

Así me muestro. Así soy.