Calendario sexual antes de que termine la Navidad.

La gente sabe que escribo, hablo, trabajo en base, sobre, bajo, desde el sexo, y por ello, me mandan todo lo que van encontrando. A veces es engorroso, pero se agradece. Y he aquí, que me llega un post sobre un calendario de adviento en plan erótico. Tenía su gracia y estaba bien escrito, aunque basado en juegos que pululan en el mercado y que solemos usar l@s sexolog@s en consulta.

Día: 1 “mande un mensaje caliente a su pareja”. Día 2: “prepare cena con velas”. Día 3: “baile con música sensual”. Flojo ¿verdad? Últimamente me estoy haciendo una agresiva/pasiva. Doy asco. Así que en esa línea voy hacer un calendario de “mi viento”, y con suerte compartimos aires de lima.

Día 1. Muérdete los labios, aguanta la respiración y piensa en el mejor sexo que has tenido. Ahora mastúrbate recreándolo.

Día 2. Camina por la calle como si fueras los Bee Gees en Stayin’ Alive. ¡ERES SEXI!

Día 3. Hazte una foto desnuda. Ponla en blanco y negro. Somos luces y sombras. Acéptate.

Día 4. Susúrrale al oído “Je t’aime”, luego pasa la lengua por su cuello y vete… continuará… a veces las segundas partes son mejores que las primeras.

Día 5. No pienses en el sexo. Mente en blanco.

Día 6. Haz el día 1 porque estás a reventar.

Día 7. Lleva tu mano a los genitales. Huele. Tu sexo es tu esencia. No lo olvides. Los perfumistas lo saben.

Día 8. Bésal@, bésal@ y vuelve a besar. Comparte labios, lengua, saliva, aire. El mejor abandono se produce en la comisura. Ya lo cantó Luz Casal.

Día 9. Improvisa. No todo te lo voy a decir yo.

Día 10. Tu cuerpo es tu ahora. Repítelo 100 veces.

Día 11. Desnúdate al sol. Recibe de la naturaleza. Es sabia.

Día 12. Dicen que nuestro horizonte tiene el tamaño de nuestras aspiraciones. Yo te digo: no mires atrás y abarca con tus ojos hasta el infinito. El tamaño no importa.

Día 13. ¿Al final del deseo que queda? El placer de haber deseado. Sencillo.

Día 14. Tacha el día 13 y vuelve a desear. Es la única manera de vivir.

Día 15. Cierra los ojos y come chocolate, el mejor chocolate, “el chocolate”. ¿Lo sientes? Respira. Gime. Eres chocolate. Eres clímax.

Día 16. Mírala. Es hermosa. Cógela. Métela en la boca. ¡El maravilloso mundo del sexo oral!

Día 17. ¿Volverán las oscuras golondrinas…? No preguntes por pájaros. Volar está sobrevalorado. Imagina.

Día 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24. Sonríe pero en vertical. Lee literatura erótica… de la buena. (La sonrisa vertical te ayudará).

Día 25. Apaga la luz. Tendances de la mode Oscuridad absoluta. Dale forma con tus manos. Descubre su piel.

Día 26. ¿Qué sueles hacer antes de llegar? Reinvéntate. En el cambio está el progreso.

Día 27. Mira, míralo todo. Como entra, como se abre, como succiona tu pezón, como la lengua se detiene en tu gemido. Ojos para hablar. Clávasela… la mirada.

Día 28. Juega con el espejo. Yo me toco. Tú te tocas. Que tu semen llegue a mí. Que mis flujos salgan por ti.

Día 29. No le dejes ni soltar las llaves. Coge “el paquete” y ábrelo con deseo, dale la espalda y que haga camino entre tus piernas. Solo cinco minutos bastará para que no lo olvide nunca.

Día 30. ¿Y a ti qué te pone? Lápiz y papel y empieza con tu lista. Tienes todo el día.

Día 31. Tu cabeza sobre su pecho. Escucha como respira su corazón. No hables. No hagas nada. Empieza un nuevo sexo en ti.

Este ha sido mi calendario. Quizás algunos piensen que es un poco tarde, pero ya saben, nunca es tarde si de gozar se trata.

No soy fetichista pero…

Anoche tuve un sueño. Mi mano jugaba en su muslo, era una cena de trabajo, su pantalón era suave. Me levanté para ir al baño, él me siguió. Si, ya sé que todo es tan evidente que parece un guión barato, pero los sueño sueños son y este es el mío. Tangas Calvin Klein Baratos Apoyada en la pared agarré su corbata y lo empujé contra mi boca. ¡Esa lengua sabía lo que se hacía! Al despertar me noté mojada y la imagen que me había puesto no fue su boca en mí, sino su traje chaqueta impecable. Me llamó la atención porque no soy nada fetichista. No soy dada a estimular mi mente a través de objetos o partes del cuerpo ¿o quizás sí? Hoy vamos a hablar sobre el fetichismo. El fetichismo sexual es la excitación erótica a través de un objeto considerado especial, que proporciona una intensificación del disfrute sexual o incluso el orgasmo. Todo puede ser objeto de fascinación, de deseo, de excitación o de placer. Algunos ejemplos de fetiches bastante comunes son: telas como el cuero, el látex o el encaje, la ropa interior, ligueros, zapatos, medias, corbatas, corsé… Me gusta verlo de perfil, las camisas le quedan geniales. Si alguna vez lo tengo delante, le iré quitando cada uno de los botones hasta dejarla abierta para observar bien el deseo, y luego pasarle la lengua despacio… No soy nada fetichista ¿o quizás sí? Otro objeto de fascinación son las distintas zonas del cuerpo, como los senos, las nalgas, la boca, los pies, etc… A esta excitación por una zona concreta del cuerpo se le llama parcialismo. Tiene un cuello ancho, de esos de columna griega, de los que invitan a morder mientras le dices, “no te va a doler”… cuello de susurros y gemidos… de ahogar un grito cuando estallas en un orgasmo… Un buen cuello es superior a mí. No soy nada fetichista ¿o quizás sí? En definitiva, el fetichista es una persona que disfruta focalizando su deseo hacía una parte del cuerpo del sujeto erótico (nalga, pechos, pelo, pie…) o una prenda relacionada con él. El fetichismo sexual entendido como tal, se trata de una manifestación sexual y no es considerada como un trastorno excepto en los casos en que sea una conducta recurrente, que se dé al menos durante 6 meses, y que resulte imprescindible para la excitación sexual. Me explico. Si solo sientes excitación sexual y llegas al orgasmo a través de los fetiches, es posible que sufras una dependencia. Lo importante es no darle un uso exclusivo y excluyente. En el sexo de lo que se trata es abrir horizontes, ensanchar límites, no reducirlos quedándose al único uso de un objeto. El término vital para diferenciar un fetichista de un trastorno a tratar, es la obsesión adictiva. Bragas de Calvin Klein El sujeto tiene una falta de control a pesar de que le causa problemas o interfiere en el bienestar propio y de otras personas. En cambio cuando tus prácticas sexuales son conscientes y libres, y no dependes de ellas, te ayudan a excitarte pero no son imprescindibles, no hay ningún problema. Si te estimula, te excita, lo acompañas de otras prácticas, déjalo en tu vida. Dejarlo en mi vida quisiera, aunque solo me dure una luna… exigir a tu fetiche acabaría con el juego. El fetichismo puede formar parte del repertorio sexual de la pareja, para ello debe introducirse a modo de juego. Las novedades que ayudan a innovar en la pareja han de ser bienvenidas. ¿Ser fetichista o no? … qué más da la respuesta… ¡A quién le importa lo que tú hagas! La sociedad es cada vez más tolerante, hay menos pudor a hablar de tus intereses sexuales a la hora de excitación. La sexualidad hay que abordarla de forma libre y respetuosa. Las cosas van cambiando poco a poco, de nosotros también depende que así sea. Pon un objeto de deseo en tu vida… Su voz, ese es mi último fetiche… Con-Sex.

El orgasmo más largo jamás contado

Soy una persona de método y con espíritu de investigación. Al leer sobre la meditación sexual, práctica con la que se puede llegar a un orgasmo de 15 minutos, se despertó en mí una curiosidad que ya sabía yo que no me iba abandonar. Vamos que me piqué, y eso que siempre he defendido el disfrutar por disfrutar sin búsqueda ni objetivos.
Tenía que encontrar a la persona adecuada para ello y no era fácil. La encontré. Hoy vamos a hablar del orgasmo más largo jamás contado. El método de la meditación sexual está basado en los estudios realizados por Nicole Daedone y se encuentra plasmado en su libro “Sexo lento, el arte y el oficio del orgasmo femenino”.
Es una técnica asimétrica, ya que no buscan el placer recíproco. Abogan por la estimulación concienzuda del clítoris para llegar a un clímax largo e intenso.
En realidad está práctica se sustenta en el método Bodansky, basado en el orgasmo masivo y prolongado. Un orgasmo suele durar entre 15 o 20 segundos con 10 o 12 espasmos o contracciones, pero según su técnica se puede llegar a un orgasmo de más de una hora. ¿En qué se basa su teoría? En las siguientes claves:
1. Concentrarse en el momento presente.
2. Relajarse es de vital importancia.
3. Buena respiración para que llegue el flujo sanguíneo que oxigena las terminaciones nerviosas.
4. Conocer tu clítoris y su respuesta sexual.
5. Buena comunicación con la pareja.
Para más información leer “Sobre el orgasmo: como experimentar y proporcionar un intenso placer sexual” y “La guía ilustrada del orgasmo masivo y prolongado” ambos de Steve y Vera BodansKy.
Eran las 11.30 de la noche, pronto para llegar a casa un viernes, pero nos apetecía estar juntos. Nada más llegar le serví una copa de vino blanco. Siempre tengo en la nevera. Nos fuimos al sillón. Me sentía totalmente relajada. Él también. No me apetecía hablar. A él tampoco. Sabíamos que esa era nuestra noche. Era la despedida. El vino fue bajando mientras nos comíamos las bocas.
¡Es la perfección en beso! Mi excitación era máxima. Me desnudé en lo que el llenó las copas otra vez. El siguió con la ropa. Mojó los dedos en vino y los puso en mi boca. Acto seguido buscó otros labios. Labios que ya estaban hinchados por la excitación. Él, yo y mi clítoris. El triángulo perfecto. El placer de saber que acariciarte es su único deseo.
Sus movimientos eran sincronizados, variando ritmo y presión. Cierro los ojos. Y vivo el aquí y ahora. Empecé a sentir el orgasmo, lento, suave, noto como se acerca, tensión en mis miembros inferiores, abro la boca para coger aire, arqueo mi espalda y empiezo a ser consciente que algo va a suceder, llevo 17 contracciones y no tiene atisbo de fin, le agarro su mano libre, quizás por miedo a perderme en no sé qué mundo paralelo.
Llevo 60 contracciones, me canso de contar, grito, porque tanto placer no se puede contener en silencio… Solo él, yo y mi clítoris. La conexión perfecta. ¡El orgasmo sin medida jamás vivido! Creo que perdí la conciencia porque cuando abrí los ojos estaba al lado observándome. Dice que tengo dos tipos de sonrisa.
“La estimulación del clítoris permite activar el sistema límbico y provocar la liberación de oxitocina – la hormona de la felicidad”. Nicole Daedone. Yo era plenamente feliz. Él también.
Yo no pretendo que te pongas a buscar “tu felicidad” en un orgasmo largo e intenso. Sería absurdo hacerlo con mis conocimientos de sexóloga. Solo muestro su existencia y el método para llegar a él. Tu vida es tu vida. Y tú marcas tus prioridades según tus deseos y necesidades sexuales.
El placer no es una meta ni un punto de partida. Tu placer está unido a tu erótica, a tu sentir, a tus relaciones. El sexo es maravilloso cuando la complicidad con tu amante hace que todo sea posible. Gracias debo de darle por poder satisfacer mi curiosidad sobre lo leído. Encontré al hombre perfecto. Sin embargo debo guardar silencio porque somos distintas vidas. Con-Sex.

 

tumblr_mphm397g3X1robd05o1_1280