Derribando mitos viriles o virales.

El otro día me vine arriba, volví a creer en el amor a primera vista. Apareció él en mi perfil de twitter, “pollón 69” jajaja Bromas aparte, me quedé asombrada por las respuestas que suscitó dicho comentario en mis redes sociales. ¿Todavía queda tanto por hacer en el imaginario masculino? ¡Cuánta envidia a un formato grande, ande o no ande! Hoy vamos a derribar mitos viriles o virales.

  1. “Unos genitales demasiado grandes o demasiado pequeños pueden dificultar una relación sexual o impedir el acoplamiento”. Con tal afirmación no sé por dónde empezar. Primero, relación sexual no se reduce a coito. Segundo, la vagina de la mujer se adapta perfectamente si está “trabajada” (llámese deseada, excitada y lubricada). Y tercero, para “el grande”, hay formas de empujar, y para “el pequeño” formas de jugar (un micro pene, 7 cm en erección).
  2. “La erección es señal de buena salud”. Ole y ole con un par. Dejando a un lado enfermedades como cardiopatías, diabetes, tensión… hemos de saber que nuestro sexo se adapta a nuestra línea vital. Me explico. No es lo mismo una erección ventiañera que a los cincuenta. El pene es cuerpo cavernoso y esponjoso que se llena de sangre. Y a más edad más dificultad en la circulación. Dato que no nos debe asustar sino aceptar. La sexualidad debe ser liberadora. Así que si la rigidez es de vaivén, respira y echa su aliento entre las piernas. Respira y haz que tus manos encuentren gestos cómplices. Respira y lubrica con tu boca entrando en su mente.
  3. Consulta vía facebook: “Hola Yenny. Me siento fatal y por eso te escribo. Antes podía follar hasta cuatro veces al día y ahora me paso días sin ganas. Y es que follar por follar ya no me apetece. También creo que me influyó mi último rollo me dijo que la tenía gorda”. Erotismo proviene de Eros, dios del amor. Esa faceta que diferencia al ser humano del animal, de entregarse al placer con mente y cuerpo, dejando a un lado el fin exclusivamente reproductivo o de desahogo libidinoso (aclaración: no descarto sexo por sexo con matices de colores). Y, por otra parte, nada más erótico que el pene deseado. Eso es así.
  4. Para finalizar, anécdota personal: yo descubrí mi punto G gracias a un pene. Dicho así parece que fue fruto de un estudio. Me refiero que en las artes amatorias cuenta más el deseo de conocer que el tamaño del “investigador”.

Ese deseo que te desgarra

Esa primera gota que te calma

Ese calor entrando en tus entrañas

Esa mirada que no calla… Con-Sex.

 

El arte del pene: Formas y colores.

Siempre me han fascinado los penes. Dicho así suena a confesión fetichista. Y algo de eso hay, porque incluso visito perfiles de twitter “peneanos”. Veo su forma, su inclinación, grosor, color… Aclaro que observo con ojos anatómicos. ¿He roto el encanto? Jajaja

El sistema sexual masculino dispone de tres grandes elementos claramente diferenciados, pero íntimamente relacionados entre sí: los testículos, las vías y glándulas seminales y la uretra y el pene.

 El pene no tiene hueso, no es un músculo. El pene es complejo. Parte exterior: base, tronco, corona y glande. Parte interna: formado por tres cilindros de tejido eréctil, dos cuerpos cavernosos y, el tercero, que es un cuerpo  esponjoso. En la excitación el tejido que constituye los cuerpos cavernosos y el esponjoso es irrigado por varios vasos sanguíneos que se hinchan endureciéndolo.

Volviendo al arte y dejando la parte técnica. El glande es pura sensibilidad, es la parte que más nervios reúnen, por lo que todo lo que puedas hacer en esta área le otorgará un gran placer a tu pareja.  ¿Has descubierto la belleza de sus formas? ¿Sientes cómo responde a los estímulos de tu mirar?

Cuando estoy en pareja es mi tótem. Sí, valoro sus manos, su mirada y esa forma de morderse el labio. Ah, pero ¡éxtasis es descubrir sus venas!, su textura, su caída, los bordes del glande… He amado a todos los penes de mi vida. Y es que yo creo que al pene no se le valora en su magnitud. Me explico. No me refiero al tamaño, eso es obvio, ni a su función en el placer, eso es obvio. Me refiero a la estética, a la belleza que encierra en sí mismo. Pocos fotógrafos como Mapplethorpe lo han retratado haciéndole honor.

“Mapplethorpe estaba adelantado a su tiempo al usar la fotografía como un arte y no tanto por el contenido. La mayor característica de las piezas de Mapplethorpe es la perfección en la ejecución, lo cual creó escuela en el mundo del arte”.

Thomas; Robert Mapplethorpe, American, 1946 - 1989; New York, New York, United States, North America; negative 1987; print 1994; Gelatin silver print; Image: 48.8 x 48.8 cm (19 3/16 x 19 3/16 in.), Sheet: 60.4 x 50.5 cm (23 3/4 x 19 7/8 in.), Mount: 60.4 x 50.5 cm (23 3/4 x 19 7/8 in.), Framed: 74.9 x 72.4 cm (29 1/2 x 28 1/2 in.); 2011.7.31

Sin embargo, antes nos tenemos que fijar en la figura de  Eugène Durieu, ya que se le puede considerar como el primer fotógrafo con un trabajo consistente sobre el cuerpo humano desnudo.

10_fotografos_eroticos_200

Otro artista que ha retratado con fuerza el miembro viril es Ramón Peris con  su Proyecto Z: “Siempre he tenido en mente hacer fotografía erótica. Salirme de los estereotipos, sin llegar a la pornografía. Quería romper una barrera que a mi modo de ver no tiene sentido, no la entiendo, no entiendo por qué ocultar los genitales”.

timthumb

Si tocamos fotografías de pene nos vamos a encontrar a Soraya Doolbar, fotógrafa especialista en miembros viriles (a mí personalmente me parece una toletada, con respeto y cariño).

“Nos empeñamos en disfrazar todo objeto, persona o animal que se deje, pero nunca habíamos visto a alguien, al menos públicamente, que le haya dado por disfrazar a los penes. Los atributos masculinos también tienen derecho a disfrutar de una buena fiesta de carnaval”.

6c76db9fc228096c77dd41184dc1403d

 Para terminar, una gran fotógrafa y amiga, que plasma la belleza del desnudo jugando con las sombras para darnos luz. Charo Guijaro: “Las imágenes han de transmitir lo que las palabras solo explican”

uftxrhce

He amado a todos los penes de mi vida porque en sus venas corrían la sangre de mi deseo. Con-Sex.