Hablemos de infidelidad

Tema delicado, espinoso donde los haya, porque hay tantas razones, “motivos infieles”, como personas. Cada ser es un mundo y sus universos, y ateniéndonos a esta premisa, pasemos a qué nos dicen los estudios.

¿Qué es exactamente ser infiel?

“Cuando alguien no respeta un compromiso asumido con otra persona”. Hablar con la pareja, convenir qué prácticas son consideradas como una infidelidad y cuáles no, son de vital importancia. Una relación, sus normas, ustedes deciden. Resumiendo: somos infieles a nuestra pareja cuando le mentimos de manera consciente y con la certeza de que nuestro comportamiento no es “el correcto”, porque no es el acordado.

Infidelidades con un avatar ¿Cómo afecta las nuevas tecnologías? Internet no hace que la inclinación que nos lleva a ser infieles aumente, sin embargo, es obvio que su auge si ha facilitado la práctica. Nuevas prácticas que no sabemos encuadrar: ¿se es infiel si chateas con otra persona? ¿Ver porno? … Volvemos a repetir, lo que se considere infidelidad es decisión de la pareja.

Pero, dato y pensamiento a tener en cuenta: si mantiene conversaciones que dan juego a una posible relación, miente sobre su estado sentimental, eso conlleva engaños a ambas partes. ¿Nos interesa una persona que necesita una doble vida? Ahí lo dejo.

Razones, causas, motivos que nos llevan a la infidelidad: Nos sentimos insegur@s, la rutina y el aburrimiento, la necesidad de seducción, problemas con la pareja que no se resuelven y generan resentimiento, escasa satisfacción sexual, expectativas irreales e idealización de la relación de pareja, como acto de rebeldía por ver amenazad@ la libertad…

Y ¿Después de una infidelidad?

Fases por las que se pasa:

  1. a) La fase de tormenta emocional: aparecen sentimientos de rabia, de ridículo, depresión, ansiedad, dificultades en el sueño, irritabilidad con ataques de ira, hipervigilancia…
  2. b) La fase de “perspectiva”: se reflexiona sobre lo ocurrido y se trata de entender. Sin que desaparezcan las reacciones emocionales, intenta buscar el por qué a lo ocurrido.
  3. c) Construcción de la confianza: reconstruir la confianza implica volver a retomar la relación y tomar la responsabilidad de lo ocurrido. A veces, no se llega a esta fase, y se produce la ruptura.

En la segunda o tercera fase, es cuando las parejas acuden a terapia en busca de soluciones. La gran duda cuando llegan a consulta: ¿es posible recuperar la ilusión y el afecto? La respuesta a esta pregunta es sí. Siempre que los dos miembros se impliquen y apuesten por la unión. Sencillo.

Para ello influye: La duración de la relación de infidelidad (no es lo mismo una noche que una infidelidad que haya durado años), el número de personas con las que se ha dado el engaño y el nivel de la actividad sexual y de vínculo emocional que se han alcanzado.

Podemos afirmar, por tanto, que no todas las parejas en las que se da la infidelidad se separan, algunas mantienen su relación por muchas razones, incluso llegan a comentar que salen fortalecid@s, ya que sientan nuevas bases con unos pilares más sólidos (más comunicación, espacios, valía del otr@…)

Prevenirla ¿Nos podemos anticipar a la infidelidad?

No, pero existen formas de actuar que mantienen a la pareja en “la misma sintonía”. Se consigue con las siguientes herramientas: a través de la comunicación, evitar la rutina, conocer del otr@ sus gustos, deseos, y expresar con detalles y destellos el interés que se tiene. Esto requiere una necesaria dosis de tiempo y energía. > El amor se trabaja. Para evitar la infidelidad lo mejor es seguir admirando al ser amado y sentirse a gusto con el vínculo creado. Hasta aquí mi post de hoy, basado en hechos y estudios, mi versión sigue en curso, faltan años por vivir y, por tanto, no puedo concluir. Con-Sex.

¿Qué buscamos en las relaciones?

¿Qué buscamos las personas en una relación? Relación del tipo que sea, que no me apetece hacer distinciones en estos momentos de mi vida. Vale, aclaro, para mí una relación es cuando dos personas intercambian momentos, esos momentos también son cosa tuya: sexo, conversación, soledades, aficiones, mensajes “skyline”. Otra aclaración, “personas”, no creo que la mujer busque algo concreto, y el hombre “otro” algo concreto. Si la educación nos ha limitado como género, que no seamos los “expertos” los que perpetuemos las diferencias. Entre dos, lo que vamos a encontrarnos, son dos mundos con sus circunstancias. Son años de terapeuta y sé lo que me digo. Prosigamos ¿qué buscamos las personas en una relación?

  1. Que no nos hagan perder el tiempo. Sencillo. Es mentira que se aprende de los errores, a veces solo sirve para darte cuenta de que has hecho el imbécil. Así que ese tiempo maravilloso no se lo hagas perder, ve de frente y a corazón abierto, ya la otra parte sabrá si conviene o no invertir en ello.
  2. No al dolor. En las relaciones no sirven lubricantes, por muchos sabores que hayan en tu mercado existencial. Si no se desliza, no empujes. Algo de fricción sí, es natural.
  3. Buena gente. Parece simple está afirmación, pero viene de rebote de otra absurda que se toma como válida: “nos gustan los chicos malos”, y a ellos que les hagan putadas, no te fastidies. Todo ser que quiera sufrir en una relación, tiene un trastorno que se debe trabajar, llámese inseguridad, baja autoestima, dependencia o carencia afectiva… (no hablamos de BDSM, ese es otro tema). Debemos concienciar desde la niñez que el respeto es la única manera de amar.
  4. Comunicación. No hablar por hablar, como cuando descubres el lenguaje y te pierdes escuchándote a ti mism@. Dialogar, expresar tus emociones, a eso también se aprende. No digo que no cueste, pero luego le vas cogiendo el tranquillo.
  5. Silencio. Si, queremos espacio, porque somos seres completos con nuestras vidas. No queremos que nos llenen huecos, bueno si, pero eso lo sabemos pedir 😉 Deseamos compartir, crecer, progresar el tiempo que dure, cuando se acabe ya seguiremos con nuestro espacio, quizás con suerte, más llenos de recuerdos.

Hasta aquí mi post de hoy, va de personas, de relaciones, de encuentros y desencuentros, de la vida llena de sabores, y cada uno tiene su paladar. Con-Sex.

Cuando no al sexo.

A veces escribir de sexo no es fácil, sobre todo cuando hay prioridades en tu vida que lo dejan en segundo plano. Y sí, el sexo se anula si te desbordan los problemas. Tendances hommes Y llegó él, su llamada: “Me apetece verte, pero sin ningún interés sexual” y mira por donde volvieron de pronto todos los deseos, deseo de mandarlo a la mierda, deseo de ponerme divina y que las ganas no le dejaran cruzar las piernas, deseos de… No me podía quitar de la mente su miembro erecto, perfecto, siempre dispuesto antes de abrir la boca de mi conciencia. El rooibo con canela y naranja era exquisito. No volveré a tener sexo con él. No me desea. Sencillo.

¿Cueces o enriqueces? Siempre me gustó esa publicidad. En la vida te encuentras gente “cocida” que van dejándose hacer, ya sea por comodidad, carácter o los puntos suspensivos que quieran, y otr@s “enriquecen”, toman decisiones, se equivocan, se arriesgan… intensidad.

¡Ah! pero quien soy yo para decirte que caldo echarle a tu caldero. Yo te voy a decir porque no debes acostarte con una persona o si lo haces atente a los… Vamos a hablar cuando no al sexo.

Porque no te desea, como es mi caso. No hay mayor lubricante que sentir las ganas del otr@. Moda Y si no me crees, tengo otras palabras para ti: dignidad, autoestima, orgullo.

Por despecho: utilizar el sexo como venganza no conlleva sino dolor.

Por pena: los regalos en Navidad y con ticket, para poder cambiar en caso de error.

Por no perderl@: el sexo no lo es todo en una relación. Palabra de sexóloga.

Por conquistarl@: el sexo no lo es todo en una relación. Palabra de sexóloga. (No me equivoqué, es que sirve para los dos).

Por celos: celos es miedo aperderl@, ¿somos dueños de alguien? Posesión no rima con amor ni con relación.

Por competir: aquí el que más mete o recibe, no se lleva el peluche. Persona, dícese de no chochona de feria (vale para hombre).

Por enganche: no me gustan las cadenas ni en joyas. Solo hay que estar atad@ a la evolución y siempre en términos de progreso.

Por pasar el tiempo: sudoku, crucigramas, barajas, dominó… Todo perfecto para pasar el rato e incluso agilizar la mente, pero en el sexo no “se pasa el tiempo”, se vive el momento.

Sexo, querido sexo, amado sexo. Hazlo para disfrutar, renacer, reír, para follar mentes, por ganas simples y duras, pero sin dobleces.

No olvides, el sexo no se utiliza para… El sexo es por… por buenas causas elegidas “con sentido”, sentido unido a tu fin.

No habrá sexo con él, pero seguiré tomando rooibo de canela y naranja.

La pereza del calor lleva al sexo pasivo

No sé si es el calor, la pereza que arrastro últimamente o la escasez de gente interesante, que si tengo que practicar sexo no saldría de la postura del misionero. Cosa rara en mí. Hasta mi quiromasajista dice que soy difícil porque todo lo miro y pregunto. ¿Y ahora que me vas a hacer? ¿Para qué es ese palo? Sí, tiene un palo que al pasármelo por la planta del pie siento de todo menos placer. Así que tumbada y con falta de ganas, quiero ser práctica y eficaz. No hay nada peor que la torpeza de lo inútil. Hoy vamos a trabajar una técnica utilizada para avivar el deseo, entre una de sus múltiples funciones, la focalización sensorial de Master y Johnson.

Focalización sensorial: técnica cuya finalidad es que ambos miembros de la pareja identifiquen y tomen conciencia de sus propias sensaciones corporales.

Me tumbo boca arriba, suele empezar “decúbito prono”, pero es mi ejercicio y quiero notar tu respiración cerca de mí, olfatear, olerte. No creo en la feromonas, creo en la cercanía y en el sudor del sexo. Tus manos se centran en mi frente, liberas tensión, respiro profundamente, me dejo hacer, quiero o no tengo fuerza para pensar, para resistirme. Bajas al cuello, no me gusta esa zona y lo notas por mi desagradable mueca, me relajas pasando los dedos por mis labios, aunque está prohibido que me manifieste, no puedo evitar sacar mi lengua y lamer tu dedo. Ha sido solo unos segundos, lo suficiente para tus primeras gotas, y no deberías estar excitado. Tendances de la mode No soy quien para marcar tu ritmo. Estoy cansada, me dejo hacer. No quiero pensar. Pasas a mis hombros, están contraídos pero no sabes qué hacer con ellos, noto tu torpeza y ganas de cambio. Unes tus manos, que al ser tan grandes, al bajar ocupan mis pechos. No puedo evitar ser instintiva y me arqueo. No quiero pero debo controlar. Es un ejercicio para sentir despacio, sin urgencias. Vuelvo a mi posición inicial, con resignación, pego la espalda, respiro profunda y largamente, lleno mis pulmones intentando que el aire me calme. Tendances hommes Tus dedos rozan mis aureolas, lo hacen a la par, con las dos manos a la vez. Siempre me ha maravillado esa gente que puede hacer movimientos sincronizados simétricos. Bolsos de moda Tengo que mojar mis labios, bebería algo pero no es cuestión de parar en este momento. Notas mi gran excitación y has decidido hacerme sufrir. Yo me dejo. No quiero pensar, estoy cansada. Bajas a mi estómago en un movimiento tan amplio que abarcas mis curvas, te paras en ellas. Noto como las miras, no, como las admiras. Tu respiración cambia pero eres buen chico y entendiste la explicación del ejercicio. Te llega el olor del fluido con sabor a mí. Bajas a mis muslos, acaricias arriba y abajo, son largos, te detienes, no hay peligro ¿o sí? Porque abro las piernas invitándote a males mayores. Quiero perderme en tus manos, no pensar. Rompes las reglas y dejas las manos a un lado, las únicas que tenían permiso y me besas las rodillas, besos suaves, lentos, húmedos… He decidido darme la vuelta, has roto las normas y te doy la espalda como castigo, dejando mis nalgas a la altura de tu cara. Puedo notar tu sonrisa, esa que pones al verme los dos hoyuelos que marcan el final de mi columna y el inicio de tu perdición.

El amor es una palabra muy grande para…

Este post se lo dedico al único hombre que me ha querido: Vivi. Ojalá lo lea y se ponga en contacto conmigo. Corría el 88 y vivía en Madrid. Desde que me vio supo que era su mujer. Yo desde que lo vi supe que no era él. Pasamos un maravilloso año juntos, y nuestra despedida en el aeropuerto digna de película. Lo lloré mucho a pesar de que no me enamoré. Se lo merecía. Vivi el único hombre que me ha querido… Y no era él. 1º Amor: Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser. No puedo estar en mayor desacuerdo con la Real Academia Española: “partiendo de la propia insuficiencia”. Hace poco un amigo me dijo que estaba perdidamente enamorado, y eso le llevó a terminar en la consulta del psiquiatra. Dudo mucho que sea amor, por la sencilla razón que si te ha desestabilizado de esa manera, tienes algo mal en ti. Por supuesto, mi amigo con el proceso adecuado podrá seguir con su relación, y ya se hablará de amor.

El amor es una palabra muy grande como para ir “incompleto”. Primero trabajarse. Vivi el único hombre que me ha querido… Y no era él. 2º Amor: Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear. Con la segunda definición de la Real Academia estoy más de acuerdo. Nos separan 6.000 km, me atrae por su forma natural de ser, es recíproco el deseo de estar juntos, no quiero que me complemente pero me gusta sus partes en mí, me alegra, me da energía, no para convivir sino para vivir. Amar no es compartir y comunicar todo a una persona. La conexión con una persona escapa de toda lógica cultural, social, moral, educacional… Pónganle todas las “al“ que quieran. Las cosas entre dos solo caben en su mundo, ellos ponen las normas y condiciones. El amor es una palabra muy grande para quedarse en amistad. Vivi el único hombre que me ha querido… Y no era él. 3º Amor: Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien. Tendencia a la unión sexual. Ya no hablo de acuerdos, aquí hablo de “cuerdas” porque a esta definición estoy atada. Me excita su mirada cómplice de deseo. En sus ojos veo la respuesta a mi placer. Sabe lo que quiero y en donde lo quiero. Sus manos tienen música, ¡enormes! En un solo dedo sabe lo que calla mi punto G. Es largo como un junco y nalgas de mandingo, que utiliza magníficamente para empujar. Inteligente, tierno y con sentido del humor. Me asusta la complicidad existente en tan poco tiempo. Y a la vez en un abrazo es capaz de quitarme todos los miedos atrasados. Vivir en ti y otras maneras de sentir. Duración en el tiempo: un mes, a lo sumo, dos. Ya tiene su vida y yo no estoy en ella. Compensa. Es supervivencia. Vivi el único hombre que me ha querido… Y no era él. El amor es una palabra muy grande para ir incompleto, para que sea una amistad, para que sea un paréntesis en su vida… El amor es… Continuará… Con-Sex.