Orgasmos y maneras.

Un orgasmo es como una relación: no hay dos iguales. Existen tantas maneras de llegar al orgasmo como formas de andar. ¡Qué tontería de comparación! Pero es que últimamente ando investigando esta fórmula: dar pasos igual a como te mueves en la cama. Me explico. El orgasmo ha de venirte de forma natural, como el caminar… Movimiento…

Hoy voy a tratar sobre los orgasmos y sus variedades a través de las experiencias contadas en talleres, charlas y consulta. ¿Te identificas con alguna?

  1. “Llego al orgasmo de manera fácil, solo tienen que hacer presión en el clítoris de forma continuada. Soy totalmente clitoriana”.

La forma más sencilla de llegar a un orgasmo es con la estimulación del clítoris. Es el órgano con más terminaciones nerviosas (unas ocho mil, el doble que el pene 😉 ) y solo destinado al placer. Por lo tanto es muy común el caso anterior.

  1. “Yo muchas veces llegué a preguntarme si tenía orgasmos. Sentía gusto pero no era la explosión de la que me hablaban. Ahora cuando vives el primero lo sabes, no se confunde”.

No es de extrañar que la comparativa entre juego: siento una ola de fuego que me invade, es algo tan intenso que me confundo con el cosmos, me falta el aire y levito… Frente a esto uno piensa: “pues el mío no es para tanto”. El caso es que si nos has sentido contracciones, una sensación de plenitud, de descarga, de “uff que bien me he quedado”, quizás debas revisar tu capacidad orgásmica.

  1. “En mí se dan dos tipos de orgasmo. Y no me refiero a lo que viene en los libros: clitorial y vaginal. Me refiero a los orgasmos técnicos y los orgasmos sentidos. Los primeros son en plan descargas, cortitos, pero que te dejan bien. Los segundos son de un placer más prolongado, suelen ser con pareja, después de mucho juego. Hay una complicidad. Es tan intenso que luego no deseo que me toquen”.

Creo conveniente tratar el mal llamado orgasmo vaginal (tema que he tratado en varios post). Lo que vemos del clítoris es la punta del iceberg ya que posee un bulbo y raíces que se introduce en la vagina. Por ello muchas mujeres “siente orgasmos vaginales” debido a la estimulación de la raíz del clítoris. Sencillo.

  1. “Es fundamental y necesario que me toquen el ano. Comprobé que me pongo a mil cuando lo estimulan ya sea con los dedos, vibrador o lengua”.

Es un tema muy común y de cierto reparo al comentar, por lo mal considerado que está la vía anal. Y nada más lejos, la zona final de la columna, ese punto nada oscuro, posee mucha sensibilidad. Si eres de l@s afortunad@s derriba pudores y disfruta.

  1. “Eyaculo al venirme. No siempre, tengo que estar muy excitada y que me toquen el punto G. Al principio lo pasaba fatal pero ya aviso y lo llevo mejor”.

La eyaculación femenina se denomina squirt. Las responsables son las glándulas de Skene, que se sitúan en la pared anterior de la vagina, alrededor del orificio externo de la uretra (muy cerca del punto G). El líquido expulsado por la uretra es una mezcla de glucosa, fructosa y fosfata ácida prostática. Es incoloro, inodoro y no mancha. Aviso: no hay que obsesionarse ni cuando sale, ni cuando no sale. No cambia tu placer por ello.

  1. “El orgasmo lo descubrí haciendo abdominales. Era jovencita y llevaba como 30 repeticiones cuando empecé a notar un hormigueo que fue creciendo hasta que llegaron las contracciones en toda la zona inferior”.

Tener un orgasmo mientras haces ejercicios se llama coregasm. Al hacer deporte se produce endorfinas y dopaminas (necesarias para un orgasmo) esto sumado a la tensión de abdomen y piernas da una estimulación indirecta del clítoris ¿A qué ahora ves los abdominales de otra manera?

  1. “Soy multiorgásmica. Puedo llegar a tener de 3 a 6, pero siempre en la misma postura. Yo encima con penetración y acariciándome el clítoris. Al principio empiezo casi sentada para luego quedarme acostada sobre él frotando pubis con pubis”.

El santo grial, lo deseado, lo perseguido, ser multiorgasmic@. A veces me desespera ese concepto competitivo en la sexualidad. Si es de forma natural, genial. Muchas mujeres tienen esa capacidad porque permiten la estimulación después del primero, otras a pesar de tener toda la zona irrigada de sangre, que facilita la consecución de un segundo, solo desean relajarse (mirar caso 3). Haz lo que te pida el cuerpo y no te obsesiones.

  1. “Pierdo mucha la concentración y me cuesta el orgasmo. Solo llego con oral porque cierro los ojos y me relajo. A veces, creen que me duermo y todo. Ni hago ruido al respirar por miedo a que cambie el ritmo”.

Esa necesidad de centrarse en “tu punto” puede llegar a crear “angustia de anticipación”. Si no te acarrea problemas a ti y a tu pareja, adelante. Si observas que no te relajas, que estás muy pendiente, que los ruidos te condicionan… es aconsejable moldear tus formas “de llegar”. Comienza por practicar diferentes tipos de autoestimulación combinado con su lengua. No lo dejes todo a una lamida externa.

  1. “A mí que me toque el clítoris me desagrada. Me pongo tensa. Será que es muy sensible. Así que solo permito roces por encima de la ropa interior. Llego por medio de la penetración. Suena raro, lo sé”.

He dejado este caso al final para dejar constancia de que en la sexualidad no hay nada escrito. Que no existe la palabra normal o rara. Las zonas erógenas están para modificarlas. Cada uno construye su sentir solo con la base del respeto y punto.

Hasta aquí el post de hoy. Mis manos se mueven rápidamente por las teclas. Manos ágiles, rápidas, manos que piensan en orgasmos… Cada orgasmo tiene sabor propio. A la espera de nuevas texturas. Con-Sex.

Hay amores que contrae la pelvis… Hablamos del músculo pubococcígeo

Su miembro me apuntaba de tal manera que me apeteció colocarle el sujetador tirado en el suelo, pero claro, no era el momento. Lo movió arriba y abajo, yo estaba totalmente hipnotizada, pero nada centrada. No era él. Era yo. Me salió la vena sexóloga. Por favor, ¡qué músculos pubococcígeos tenía!

Músculos pubococcígeos: Es un grupo de músculos que se extienden desde el hueso púbico hasta el coxis. Donde es más fácil sentir el musculo PC es en el perineo, inmediatamente detrás de los testículos y delante del ano. Más sencillo, es lo que utilizas para contener la orina cuando no puedes misionar o para expulsar las ultimas gotas de orina.

Me apoyé en el sillón dándole la espalda con la intención de olvidarme de sus PC y empezar la acción. Entró despacio, sin prisas, de esa manera que sabes que va a durar y durar…

En los hombres, retrasar la eyaculación aumenta su capacidad de aguante y de disfrute, y también la intensidad de los orgasmos, que se vuelven más profundos ya que dejan de limitarse a la zona genital para extenderse por todo el cuerpo.

Respiré y empecé a contraer mi vagina lubricada. Le iba a demostrar que yo también se hacer mis Kegel.

Ejercicio 1: Aprieta los músculos como si intentases detener la orina, tirando de ellos hacia arriba. Contráelos y mantenlos así mientras cuentas hasta 5 respirando suavemente. Luego, relájalos durante 5 segundos más, y repite la serie 10 veces.

Intenta aumentar progresivamente el tiempo de contracción y relajación. Empieza por 5 segundos en cada caso hasta llegar a los 20 segundos. Cuanto más tiempo consigas mantener la contracción de los músculos, más fortalecerás tu musculatura pélvica.

Ejercicio 2: Contrae y relaja los músculos tan rápidamente como puedas. Comienza con 10 repeticiones, cuatro veces al día hasta alcanzar las 50 repeticiones diarias. Ojo, hay que intentar hacer las contracciones y relajaciones sin hacer esfuerzo con tus manos, brazos, glúteos, abdomen, muslos, pies, etc.

Necesitaba su boca, necesitaba su aliento cerca de mi cuello, necesitaba mirarlo a los ojos. Él necesitaba parar antes de llegar al punto de no retorno.

El punto de no retorno, ese momento en que los hombres se produce un aumento de sensibilidad genital, notando la inmediata llegada del orgasmo. En ese instante se debe detener la estimulación, justo antes de llegar, porque pasado el cual la eyaculación es inevitable.

Nos abrazamos y nos quedamos un momento en silencio, ese silencio del placer contenido. Me levanté y fui al baño. Noté su mirada y su erección. Al regresar sabía que no había ido por cigarros 😉 Abrí mis piernas y me senté encima de él. Lo quería dentro, muy dentro. Era mi último día en Madrid y no lo volvería a ver.

Se utiliza orgasmo y eyaculación como si fueran sinónimo y no lo son, e incluso no tienen por qué ir unidos.

Eyaculación masculina: la eyaculación es la acción de expulsión o emisión de semen a través del pene conducido por el conducto uretral. Es simplemente un reflejo que ocurre en la base de la columna vertebral y produce la expulsión del semen.

Orgasmo masculino: en plano físico es la descarga de la tensión muscular que se ha ido acumulando en la zona genital durante la fase de excitación. Viene acompañado de un aumento del pulso cardiaco, del ritmo respiratorio y de la prensión sanguínea.

Me agarró de los pelos y supe que estaba cerca. Yo le mordí el labio y le dije suavemente: dámelo cabrón.Todavía tengo grabada esa sonrisa. Él me lee en la distancia. Con-Sex 

Vivo olvidado de mi cuerpo… Orgasmos en sueños.

Cuando era adolescente compartía dormitorio con mi hermana y tenía un miedo atroz. No es que ella fuera un ser que me atemorizara. La cosa va por otros derroteros, el sexual, claro. No les iba a contar mis penas y glorias con la convivencia fraternal. Va de mis gemidos entre sueños, de mis convulsiones con los pies juntos hasta despertar agitada. En la oscuridad, intentando controlar la respiración, lo primero que hacía era mirar cualquier gesto de si ella se había quedado con la movida. Hago una aclaración: no sabía masturbarme. Mirar esa zona del cuerpo estaba totalmente prohibido no fuera que ardiera en los infiernos. Cosa que ya hacía, por qué no hay peor infierno que sentirse culpable por la ignorancia. Así que toda esa libido, ese deseo acumulado esperaba a la noche para salir. Hoy vamos a hablar de los orgasmos mientras duermes.

Tener orgasmos dormid@ es un hecho real. Me explico. El placer está en el cerebro, y durante el sueño y en la fase REM, que es donde está más activo, se pueden producir sueños eróticos llevando a una descarga orgásmica. Los sueños eróticos son libres, no hay estrés, no hay ansiedad que los limita. Por eso nos encontramos que personas anorgasmicas llegan en sueños, no hay control, no hay sentimiento de culpa.

Derribemos tópicos sobre el tema. ¡Cómo me pone eso! 😉

No es exclusivo de la adolescencia. El deseo, la excitación con su respuesta fisiológica, erección y lubricación, están presente en cualquier edad. Jóvenes apagados y adultos encendidos me encuentro en mi consulta.

Otro absurdo: en la mujer no deja rastro, muestra de que ha tenido un orgasmo. Si lo has vivido, has pasado por la fase de excitación, has lubricado. Lleva tu mano y verás que estás mojada. Sencillo.

No hablamos de masturbarte mientras duermes. Eso corresponde a una actividad motora. Aquí solo juega tu mente.

Preguntas estúpidas que te encuentras donde no caben respuestas ¿Cómo tener un orgasmo mientras duermes? ¡ESTÁS DORMID@! ¡NO HAY VOLUNTAD! ¡ES EL INCONSCIENTE! 527 palabras inútiles en un artículo de internet.

Y en la misma línea: no te sientas culpable. No te preocupes si ocurre. ¡Es una gozada! Quizás revisar carencias y, si no, deja que REM te guie y olvídate de todo lo demás. Con-Sex.

Vivo olvidado

de mi cuerpo.

Cuando miro la aurora,

confusamente lo recuerdo bello,

cual si estuviera

fuera de mí y muy lejos.

Más cuando tú me coges

me lo siento

todo,

duro, suave, dibujado, lleno,

y gozo de él en ti y en mí,

contigo, descubierto, en su secreto.

(Juan Ramón Jiménez)

 tumblr_ngwlf8QvSC1r2o6f9o1_1280

La poesía y cuatro maneras de llegar al orgasmo.

Yo cuando me masturbo las dedico. Es así, no lo puedo evitar. Me explico, no es que mientras me estimulo piense en alguien, es en el momento del clímax, es en el orgasmo, cuando me viene a la mente una persona en cuestión y a veces, no es el que toca. El maldito o maravilloso mundo del inconsciente. Es mi sexo.

El otro día un tuitero me comentaba que diferenciaba entre follar y sexo. Le aclaré que yo distingo entre masturbarme a dúo y el buen sexo. < Hace tiempo que decidí tener solo lo segundo.

¿Y qué es sexo y qué no?

“Sexo es un ámbito, un espacio, una dimensión mental, de sensaciones físicas y/o emocionales en el que entra – o no se entra- a través de las palabras, la visión, el tacto, el oído, el gusto o el olfato”. Antonio Galindo.

De compras vi unos cepillos de dientes y pensé: vibradores ligeros de diseño. ¿Estaré muy expuesta por mi profesión? ¿Mis sensaciones al mundo ya fluyen a través del vocablo sexual? ¿Cuánto hay de sexo en ti? ¿Vives el sexo como algo indivisible a tu persona? ¿O es un adosado de tu vida? ¿Has pensado que lo que para ti es sexo para otr@ no lo es?

Para mí el sexo es arte, palabras, música, emociones… en definitiva, es poesía.

Momento Uno.

El frío de mi boca

Después del hielo

Busca la sangre de tu glande

Lengua que roza con suavidad

Esa piel rosada…

Solo me calmaré al vaciarte

Y dejarte la mente en blanco.

Momento Dos.

Acaricio tu pelo

Cabeza entre mis piernas

Ritmo ajustado a mi respiración

Beso que abre mi caja de seguridad

Tiemblo… lo sabes

Ya no me pertenezco

Estoy en ti.

Momento Tres.

Mis rizos caen por la espalda

Tus dedos juegan en ellos

Sé lo que va a venir

Cierro los ojos

Y empujas con fuerza

Sin aliento recibo cada embestida

Una eternidad para el recuerdo.

Momento Cuatro.

Mi mano es sabia

Ella es sexo

Que no se pierde en mis pliegues

Dibuja círculos perfectos

Empapándose de

Gemidos

<

class=”ecxMsoNormal”>Espasmos

Mi mano es sabia

Ella es sexo.

Nadie puede sentir por ti. Nadie puede responder a tu sexo.

El orgasmo más largo jamás contado

Soy una persona de método y con espíritu de investigación. Al leer sobre la meditación sexual, práctica con la que se puede llegar a un orgasmo de 15 minutos, se despertó en mí una curiosidad que ya sabía yo que no me iba abandonar. Vamos que me piqué, y eso que siempre he defendido el disfrutar por disfrutar sin búsqueda ni objetivos.
Tenía que encontrar a la persona adecuada para ello y no era fácil. La encontré. Hoy vamos a hablar del orgasmo más largo jamás contado. El método de la meditación sexual está basado en los estudios realizados por Nicole Daedone y se encuentra plasmado en su libro “Sexo lento, el arte y el oficio del orgasmo femenino”.
Es una técnica asimétrica, ya que no buscan el placer recíproco. Abogan por la estimulación concienzuda del clítoris para llegar a un clímax largo e intenso.
En realidad está práctica se sustenta en el método Bodansky, basado en el orgasmo masivo y prolongado. Un orgasmo suele durar entre 15 o 20 segundos con 10 o 12 espasmos o contracciones, pero según su técnica se puede llegar a un orgasmo de más de una hora. ¿En qué se basa su teoría? En las siguientes claves:
1. Concentrarse en el momento presente.
2. Relajarse es de vital importancia.
3. Buena respiración para que llegue el flujo sanguíneo que oxigena las terminaciones nerviosas.
4. Conocer tu clítoris y su respuesta sexual.
5. Buena comunicación con la pareja.
Para más información leer “Sobre el orgasmo: como experimentar y proporcionar un intenso placer sexual” y “La guía ilustrada del orgasmo masivo y prolongado” ambos de Steve y Vera BodansKy.
Eran las 11.30 de la noche, pronto para llegar a casa un viernes, pero nos apetecía estar juntos. Nada más llegar le serví una copa de vino blanco. Siempre tengo en la nevera. Nos fuimos al sillón. Me sentía totalmente relajada. Él también. No me apetecía hablar. A él tampoco. Sabíamos que esa era nuestra noche. Era la despedida. El vino fue bajando mientras nos comíamos las bocas.
¡Es la perfección en beso! Mi excitación era máxima. Me desnudé en lo que el llenó las copas otra vez. El siguió con la ropa. Mojó los dedos en vino y los puso en mi boca. Acto seguido buscó otros labios. Labios que ya estaban hinchados por la excitación. Él, yo y mi clítoris. El triángulo perfecto. El placer de saber que acariciarte es su único deseo.
Sus movimientos eran sincronizados, variando ritmo y presión. Cierro los ojos. Y vivo el aquí y ahora. Empecé a sentir el orgasmo, lento, suave, noto como se acerca, tensión en mis miembros inferiores, abro la boca para coger aire, arqueo mi espalda y empiezo a ser consciente que algo va a suceder, llevo 17 contracciones y no tiene atisbo de fin, le agarro su mano libre, quizás por miedo a perderme en no sé qué mundo paralelo.
Llevo 60 contracciones, me canso de contar, grito, porque tanto placer no se puede contener en silencio… Solo él, yo y mi clítoris. La conexión perfecta. ¡El orgasmo sin medida jamás vivido! Creo que perdí la conciencia porque cuando abrí los ojos estaba al lado observándome. Dice que tengo dos tipos de sonrisa.
“La estimulación del clítoris permite activar el sistema límbico y provocar la liberación de oxitocina – la hormona de la felicidad”. Nicole Daedone. Yo era plenamente feliz. Él también.
Yo no pretendo que te pongas a buscar “tu felicidad” en un orgasmo largo e intenso. Sería absurdo hacerlo con mis conocimientos de sexóloga. Solo muestro su existencia y el método para llegar a él. Tu vida es tu vida. Y tú marcas tus prioridades según tus deseos y necesidades sexuales.
El placer no es una meta ni un punto de partida. Tu placer está unido a tu erótica, a tu sentir, a tus relaciones. El sexo es maravilloso cuando la complicidad con tu amante hace que todo sea posible. Gracias debo de darle por poder satisfacer mi curiosidad sobre lo leído. Encontré al hombre perfecto. Sin embargo debo guardar silencio porque somos distintas vidas. Con-Sex.

 

tumblr_mphm397g3X1robd05o1_1280