La voz a ti debida: En busca de mi cuerpo perdido

Hoy no tengo capacidad para redactar un texto. Chaussures Adidas Yeezy 550 Boost Me siento seca. Me han dejado seca. Chaussures Adidas Ultra Boost Me muevo en la brevedad y en la evidencia.

Para vivir no quiero

islas, palacios, torres.

Qué alegría más alta:

vivir en los pronombres

DSC_1735

Quiero reencontrarme con mi cuerpo y solo lo podría hacer a través de sus ojos. Adidas Yeezy Boost 350 V2 Pas Cher Confiaba en su madurez. Confiaba en su sensibilidad. Confiaba en que sabría captar la mujer que hay en mí.

Quítate ya los trajes,

las señas, los retratos;

yo no te quiero así,

disfrazada de otra,

hija siempre de algo.

Te quiero pura, libre,

irreductible: tú.

DSC_1768

Y con miedo yo, y tensión ella, nos enfrentamos a la sesión. No quería seducir. En mi mente está: frescura, transparencia, serenidad, plenitud… Con esto no pretendo nada ¿o sí? Mostrar que la hermosura de un cuerpo no debe estar ligada a los cánones de belleza temporales.

Sé que cuando te llame

entre todas las gentes

del mundo,

sólo tú serás tú

DSC_1834

Cien disparos y la foto… esa… mis certezas se confirmaron… en la imagen estaba mi actitud… esa ilusión para vivir lo que tenga que venir… lágrimas al momento de descubrirme.

Y cuando me preguntes

quién es el que te llama,

el que te quiere suya,

enterraré los nombres,

los rótulos, la historia.

Iré rompiendo todo

lo que encima me echaron

desde antes de nacer.

DSC_1722

Así me muestro. Así soy.

La sexualidad a través de la línea cronológica.

Tengo que preparar para la radio un programa sobre la edad de las mujeres y su sexualidad. Complejo. Muy complejo, porque yo con 50 años, he vivido la mayor decepción de mi vida con un hombre, y compruebo por otra parte, que una mujer de 15 años puede sentir un gran amor disfrutando plenamente de su sexualidad. Tendances de la mode Entonces ¿Cómo poner etiquetas a las emociones? ¿Cómo vivir tu sexualidad según una edad? Lo intentaré. Vamos a hablar del sexo a través de una línea cronológica. Y para no hacerlo muy teórico y espeso les hablaré desde mi adolescencia, mi juventud, mi madurez…todos mis “mi” (ella se lo guisa, ella se lo come).
De los 11 a los 20
En esta fase hay gran variabilidad en el desarrollo sexual: nos encontramos chic@s de aspectos completamente aniñados con otr@s más desarrollad@s (vello, cambio de voz, senos, torpeza motora…Lo relacionado con el sexo cobra una enorme importancia.
Mi adolescencia fue sencillamente horrorosa. Todos los cambios mencionados se produjeron en mi de forma tardía y en dos meses, por lo cual sufrí el síndrome  Hulk (estallé toda la ropa y estallé a mi madre con mi rebeldía).
En definitiva: está etapa puede ser muy gratificante si vives tu sexualidad de forma placentera, o por el contrario, muy frustrante si es fuente de conflictos.
Pasamos a los 20 años
El sexo continúa siendo una prioridad pero las cosas están más calmadas. Ya no hay tanta presión al haber tenido experiencias. Nos encontramos con una sexualidad más estable en donde los afectos hacía la pareja van tomando forma. Se inicia las primeras relaciones “serias” que dan pie a descubrirte en nuevas facetas.
En mi veintena surgió mi primer amor, siete años duró y aprendí a demandar lo que necesitaba para gozar.
En definitiva: está etapa es la  de la comunicación, la de valorar tu cuerpo, la de mostrarte y conocerte.
Pasamos a los 30
Con el transcurrir de los años vas adquiriendo ciertas habilidades y práctica. Sabes lo que te gusta. Adquieres una confianza que te da libertad para vivir intensamente la sexualidad ¿o no?
Yo viví dos embarazos, dos crianzas y un divorcio. Mi sexualidad se convirtió en un desahogo de tanto estrés.
En definitiva: está etapa es la del  asentamiento, el de la anticoncepción, abandonarse al placer, el de los ejercicios de Kegel.
Pasamos a los 40
De acuerdo con los especialistas, es la edad del goce sexual pleno, la mejor edad para vivir el sexo a lo grande. La realidad suele ser otra. Aparece una disminución en la frecuencia de las relaciones, ya sea porque caes en la rutina con tu pareja o por las presiones de crianza, laborales…El poco tiempo libre da cierta pereza sexual y puede llevarte al círculo del “no deseo”.
Yo resurgí de las cenizas, entré en otra dimensión, la del yo, yo y yo…Era la dueña de mi placer. Descubrí que el sexo era lo mío. Me hice sexóloga.
En definitiva: está etapa la construyes tú, es la de los cambios, la de las dudas y decisiones…o la de la estabilidad y permanencia compartida. El sexo dependerá de los caminos elegidos.
Pasamos a los 50
Es el otro periodo del gran cambio hormonal. Se manifiesta el climaterio que puede durar de 2 a 6 años (su periodo de inicio varía en cada mujer). Se suceden escalonadamente una serie de hechos (perdida de la regla, sequedad vaginal, cambios de humor, aumento de peso…) que te hacen replantearte tu sexualidad.
Para mi está siendo el mejor momento de mi vida, en donde he crecido a través del deseo del otro. Mode Han surgido pasiones y grandes descubrimientos. No hay derrota en mi recreo sexual.
En definitiva: está etapa es la de la superación, la de vivir tu sexualidad sin ninguna amenaza porque ya has superado muchos obstáculos y esto te hace más fuerte ¿o no? ….Cualquier trastorno que se prolongue en el tiempo acudir a un especialista.

Me despido de ustedes  aquí sentada en posición de loto, con la certeza que habrá un hombre que valore mi sexo, mi ser, mi esencia….todos necesitamos ser queridos, y eso no sabe ni de edades ni de líneas rectas.

+ PAUSA = – PAUSIA…

Read More
5.30 de  la mañana. Me desvelo de un sueño pero no sobresaltada, todo lo contrario. Mi primera reacción es una sonrisa. He vuelto a soñar con él. Siempre que sueño con él tengo esa sensación de paz. Pero ese es otro tema, el de los sueños. Hoy vamos a tratar de  desvelos, de irritabilidad, de inestabilidad emocional, de apetitos inesperados, de bajadas de estrógenos, de desgana…en definitiva: del climaterio. Ese período de tiempo antes de la menopausia. No habrá palabra más fea y con connotaciones negativas que esta, o por lo menos a mí me lo han inculcado así. Por eso quiero derribar mitos, avalada eso sí, por estudios en donde se demuestra que lo que más influye es como interiorizamos lo que nos está pasando y las ideas preconcebidas que tenemos ¿Preparada para tumbar el primer mito?
EL paso de los años. Aquí me limito a transcribir una frase que oí y me encantó: El peso de los años es directamente proporcional a las ganas que tengas de vivir. Con el cuerpo hablamos. Con él vivimos, con él sentimos, con él amamos y sufrimos. Cuando el cuerpo habla, escúchalo. Si te pide paseo, dáselo…si te pide abandono con chocolate rodeada de revistas, dáselo…si te pide ver fotos y mandar “wasap”cariñosos, dáselo (mando un saludo a mi hijo que estudia fuera, gracias por tu paciencia, te quiero)…si te pide bailar con la música a todo volumen, dáselo…No dudes de la sabiduría de tu cuerpo.
2º A por el segundo mito: Bajada de libido. Espero en este apartado no herir sensibilidades porque si bien el cuerpo sufre cambios por descenso de estrógenos (lo que es obvio es obvio) EL SEXO ESTÁ EN TU MENTE o lo que es lo mismo, el deseo es tuyo (aludiendo a ”Tu sexo es tuyo” de Sylvia de Béjar). ¿Que tu respuesta sexual es más lenta? Sé creativa, no tengas prisa, “la filosofía zen” también tiene su punto para llegar al “nirvana”. Despliega tus fantasías, como dice la publicidad: cómete un “yogurin”, te puedo asegurar que dan ganas de repetir y no precisamente por el calcio y los huesos!:))…¡Ah! para la sequedad vaginal hay lubricantes o querid@s saliva (no sean melindros@s que de boca a boca y tiro porque me toca). Y no te olvides de los ejercicios de Kegel (leer post anterior).

3º El tercer mito: venderte la menopausia como lo más. Una etapa de tu vida que te lleva hacia la plenitud y madurez como persona. ¡Y tampoco es eso! Que poco amiga soy de las etiquetas, de las fórmulas. Todo depende de las circunstancias, de tu actitud para afrontar lo que te toca (ya sea adolescencia, embarazo, climaterio…) y sobre todo pensar como Agatha Cristhie “la esencia de la vida es ir hacia delante”. Y es que cuando consigues una relación satisfactoria con tu cuerpo, aprendes uno de los grandes misterios de la vida: NADA IMPORTA, SÓLO LA SALUD. Con- Sex