No soy fetichista pero…

Anoche tuve un sueño. Mi mano jugaba en su muslo, era una cena de trabajo, su pantalón era suave. Me levanté para ir al baño, él me siguió. Si, ya sé que todo es tan evidente que parece un guión barato, pero los sueño sueños son y este es el mío. Tangas Calvin Klein Baratos Apoyada en la pared agarré su corbata y lo empujé contra mi boca. ¡Esa lengua sabía lo que se hacía! Al despertar me noté mojada y la imagen que me había puesto no fue su boca en mí, sino su traje chaqueta impecable. Me llamó la atención porque no soy nada fetichista. No soy dada a estimular mi mente a través de objetos o partes del cuerpo ¿o quizás sí? Hoy vamos a hablar sobre el fetichismo. El fetichismo sexual es la excitación erótica a través de un objeto considerado especial, que proporciona una intensificación del disfrute sexual o incluso el orgasmo. Todo puede ser objeto de fascinación, de deseo, de excitación o de placer. Algunos ejemplos de fetiches bastante comunes son: telas como el cuero, el látex o el encaje, la ropa interior, ligueros, zapatos, medias, corbatas, corsé… Me gusta verlo de perfil, las camisas le quedan geniales. Si alguna vez lo tengo delante, le iré quitando cada uno de los botones hasta dejarla abierta para observar bien el deseo, y luego pasarle la lengua despacio… No soy nada fetichista ¿o quizás sí? Otro objeto de fascinación son las distintas zonas del cuerpo, como los senos, las nalgas, la boca, los pies, etc… A esta excitación por una zona concreta del cuerpo se le llama parcialismo. Tiene un cuello ancho, de esos de columna griega, de los que invitan a morder mientras le dices, “no te va a doler”… cuello de susurros y gemidos… de ahogar un grito cuando estallas en un orgasmo… Un buen cuello es superior a mí. No soy nada fetichista ¿o quizás sí? En definitiva, el fetichista es una persona que disfruta focalizando su deseo hacía una parte del cuerpo del sujeto erótico (nalga, pechos, pelo, pie…) o una prenda relacionada con él. El fetichismo sexual entendido como tal, se trata de una manifestación sexual y no es considerada como un trastorno excepto en los casos en que sea una conducta recurrente, que se dé al menos durante 6 meses, y que resulte imprescindible para la excitación sexual. Me explico. Si solo sientes excitación sexual y llegas al orgasmo a través de los fetiches, es posible que sufras una dependencia. Lo importante es no darle un uso exclusivo y excluyente. En el sexo de lo que se trata es abrir horizontes, ensanchar límites, no reducirlos quedándose al único uso de un objeto. El término vital para diferenciar un fetichista de un trastorno a tratar, es la obsesión adictiva. Bragas de Calvin Klein El sujeto tiene una falta de control a pesar de que le causa problemas o interfiere en el bienestar propio y de otras personas. En cambio cuando tus prácticas sexuales son conscientes y libres, y no dependes de ellas, te ayudan a excitarte pero no son imprescindibles, no hay ningún problema. Si te estimula, te excita, lo acompañas de otras prácticas, déjalo en tu vida. Dejarlo en mi vida quisiera, aunque solo me dure una luna… exigir a tu fetiche acabaría con el juego. El fetichismo puede formar parte del repertorio sexual de la pareja, para ello debe introducirse a modo de juego. Las novedades que ayudan a innovar en la pareja han de ser bienvenidas. ¿Ser fetichista o no? … qué más da la respuesta… ¡A quién le importa lo que tú hagas! La sociedad es cada vez más tolerante, hay menos pudor a hablar de tus intereses sexuales a la hora de excitación. La sexualidad hay que abordarla de forma libre y respetuosa. Las cosas van cambiando poco a poco, de nosotros también depende que así sea. Pon un objeto de deseo en tu vida… Su voz, ese es mi último fetiche… Con-Sex.

No me des chuche cuando quiero deseo

Vaya por delante que no estoy en contra de cualquier medicación, siempre que haya una razón que la justifique. Empecemos pues a mostrar lo que se cuece sobre el deseo y la polémica “pastilla rosa”.

Deseo: impulso de carácter instintivo y /o psicológico que incita a la persona hacia la conducta sexual. Está determinado por una serie de factores, biológico, psicológico y social.

Deseo sexual inhibido: bajo nivel sexual que se manifiesta en la dificultad para iniciar o responder al deseo de actividad sexual. El deseo sexual no solo hace referencia a las ganas de estar con otr@, es tener imágenes, fantasías, apetito sexual.

El deseo sexual no es siempre constante. Las personas a lo largo de la vida pasamos por diferentes etapas en cuanto al impulso sexual. El sexo es algo vivo, con lo cual, se transforma, se acopla a nuestras circunstancias.

Las causas del bajo deseo pueden ser varias: educación sexual restringida, actitudes negativas hacia sexo o experiencias sexuales traumáticas o negativas,  insomnio que ocasiona fatiga, enfermedades físicas o algunos medicamentos…

La píldora se conoce con el nombre de Addyi  y es un antidepresivo (flibanserina) que aumenta los niveles de dopamina en el cerebro. Está indicado a mujeres premenopáusicas que acusan una disminución o ausencia de deseo.

No tiene nada que ver con la viagra masculina. Esta incide en el sistema vascular, facilitando el aporte de sangre al pene y con ello a la erección. Actúa a nivel físico. Se toma una hora antes del acto sexual.

El Addyi actúa sobre el cerebro afectando a los neurotransmisores. Trabaja a nivel mental. Se debe tomar diariamente durante semanas e incluso meses para observar resultados (en una muestra de 2400 mujeres solo se percibió cambios en un 10 %, que se manifestó en un coito más al mes).

Sus efectos secundarios son: hipotensión, desmayos, nauseas, ansiedad, somnolencia, fatiga, bradicardia, que aumentarían con la ingesta de alcohol.

Ahora yo, mujer, con plenas facultades mentales, que de eso se trata, digo: el deseo es cosa de la mente. Si observas que andas baja de impulso sexual revisa tu vida, falta de sueño, estrés laboral, rechazo inconsciente o no tan inconsciente a tu pareja, algún fármaco, no aceptación de tu cuerpo, y te rebelas negándole el placer…  Hazte preguntas. Busca las respuestas. Si no la encuentras acude a algún especialista.

Yo la encontré en una pequeña burbuja, en un hombre que me hizo sentir deseada y única. Duró menos que una bolsa de chuches, pero lo importante es que descubrí que la falta de azúcar es cosa mía. Para pensar en verde no hace falta un Shrek en tu vida. Regálate tiempo, llénate de imágenes y concédete un deseo: ¡GOZARTE! Con- Sex.

heidi-klum-nude-chocolate-heidilicious-rankin-02

Que las nubes no te impidan ver el cielo, si al sexo de calidad.

El tiempo nublado me afecta, me embajona, esta panza de burro, como le decimos los canarios a vivir en Mordor. Así que con rabia me pongo a escribir pensando que echo en falta material de primera mano. Vamos, que no me como una rosca. Miro la agenda y mando unos cuantos WhatsApp, ya les digo que me aburro.

¡Pereza me da el sexo por el sexo! No puedo con lo simple, le contesto a un amigo, descartándolo mentalmente. Otro, que tiene tres horas. ¡Qué pereza me da el sexo con tiempo predeterminado! Me paro y pienso en una frase de Marilyn: “Prefiero la tranquilidad de la soledad que la decepción de una mala compañía”. Realmente las cosas del sexo son tan complicadas… ¿o no? Hoy vamos a hablar de hechos, conceptos y actitudes fundamentales para tener buen sexo o sexo de calidad.

Definición propia de buen sexo: descubrir al otro cada vez que estoy con él. Escuchar en su piel lo que desea, saber dar y recibir para sentir.

1.       Si no te sientes a gusto con tu cuerpo difícilmente podrás tener sexo pleno.

Si no aceptas tu cuerpo no va a estar relajad@ para mostrarlo. Estarás más pendiente de si esto se me ve, si cuelga, está postura me hace horrroros@. Así no hay manera. Se nota. Lo notan. Sencillo. Hay una máxima para el placer, para sentir y es: QUERERSE. Empecemos a valorarnos como nos lo merecemos.

Ejercicios  para  quererte:

  • Haz una lista de todo lo que te gusta de tu cuerpo. Siempre hay. No valen excusas. Yo tuve un amante que estaba loco con ¡MIS RODILLAS! Yo jamás había reparado en ellas. Coloca la lista en el espejo de tu cuarto.
  • Mírate desnud@ frente al espejo. Con actitud. No juzgues, solo mira. Repasa la lista anterior. Yo tuve un amante que tenía los hombros más hermosos del mundo. Él jamás había reparado en ellos.

2.       El sexo empieza por el cerebro.

Hay que liberar la mente. Y no es fácil porque somos fruto de una educación, de una cultura, de unas circunstancias. Pero se puede. Fundamental para ello, informarte y formarte. El conocer nos da seguridad. ¿Qué no tienes placer? Busca, lee sobre los puntos erógenos, anatomía… El sexo se aprende. Échale horas. El sexo es cuestión de práctica, nadie nace sabiendo. Comunícate, investiga nuevas posturas, prueba… Las estrellas Michelin no se dan por azar.

3.       El coito no es lo todo.

Aquí quiero romper con el “mal dicho” de los preliminares. Es como sí “el juego previo” es para lo bueno que viene luego: la penetración. ¡Nooo! El acto sexual es todo, desde el beso, las caricias, el oral… No siempre tendremos ganas de terminar con penetración, ya sea por tiempo, menstruación, por lo que sea… pues disfrutemos de lo que nos apetezca. Que nos apetece besos y abrazo en el sillón, pues eso y luego a la cama a dormir. Que hoy solo quiero sentirte dentro, pues fuera mal llamados “juegos previos”. Tú decides, pero por favor no pensar que hay calentar para luego penetrar. ¡Horroroso!

4.       El sexo no es cantidad sino calidad.

Mucho no siempre es bueno. Cometemos el error de creer que más cantidad es sinónimo de mejor, así como a la mujer se le exige a veces tener más de un orgasmo. Yo soy multiorgásmica, pero muchas veces prefiero uno intenso y fuerte que varios “chupitos cortos”. Cada persona, cada pareja debe encontrar  la medida de su propia satisfacción. El placer -como experiencia personal- no se mide, ni se evalúa, se goza. Resumiendo: si gozas no tendrás cabeza para contar.

Y sin más les tengo que dejar, he quedado para cenar… Ya les contaré, que esto del escribir tiene su aquel… Con-Sex.

5Z3JDObh

Yo escribo lo que vivo, mi sexo en ti

Yo escribo lo que vivo. Las cefaleas pueden tener muchos orígenes. El mío es tensión. Sencillo. Bañarme en el mar me lo quita. Correr, me lo quita. Tener los ojos cerrados y pensarte, me lo quita. Hay besos que hablan. Que te marcan el ritmo.
Y a veces ese ritmo te lleva. En mi vida he estado borracha dos veces. De sexo mucho más. Cuando el sexo es calidad no me importa caer en la bacanal. Ese sexo tarda. Cuando existía el Bulli la lista de espera era de tres años. Cortamos antes de sentarnos en esa mesa. No fue tiempo perdido.
Yo escribo lo que siento
En una cama cabe una vida. Una mirada y supe que tendría sexo con él. Entrar en otros mundos descubriendo nuevos placeres. Placeres que no tienen futuro. Hay lugares de los que nunca se vuelven porque siempre te provocaran una sonrisa. Tres días y sus manos me dieron forma. Mi boca le enseñó un nuevo camino. Personas que llegan en el justo momento y quedarán a pesar de la distancia.
Yo escribo lo que sueño
“No pasa un día en que no estemos en el paraíso”. J L Borges. Yo soy más de Lilith que de Eva. En mi mundo siempre hay motivos para la manzana. Quiero esa mirada, la del deseo y admiración. Ese deseo que marca mi curva. Esa mirada me atrapa. Quiero penetrarlo. Poseerlo.
Quiero que pierda la cuenta: uno, dos, tres… y vuelta a empezar. Quiero que la luna dure 24 horas y no tenga sentido mirarla. Quiero sus espasmos y su líquido caliente. Mira cómo te miro. Venga, mira… Esta mirada desde abajo es tuya. Y me siento grande.
Quiero que mis labios resbalen por el eje de tu lengua. Tu punto de apoyo entre mis piernas. Camino de pólvora donde tu glande abrirá nuevas vías. Muévete despacio. Déjame evaluar su recorrido.
Dame tu mano… quiero que escribas en mí. Con-Sex

Razones para tener sexo ¿hacemos lista?

Llega fin de año y venga hacer listas de las que sean: listas para la comida de Navidad, listas para los regalos, listas para vestirte de fiesta, lista para felicitar a los amigos, lista para ser el/la más con tu sonrisa…Perdón, se ha podido observar que no soy mucho de fechas y “ahora me tengo que divertir”. Eso no significa que no me guste la Navidad. Pero dejemos a un lado las locuras y las luces y pensemos sencillamente que es época de relax ¿cuesta eh? venga pon de tu parte…Una vez en ese mundo para ti, te voy a dar una lista. La lista de porque tienes que practicar sexo. Soy sexóloga ¿qué se esperaban?
Según un estudio realizado en la Universidad de Texas, por los investigadores D.Buss y C. Meston, se encontraron 237 causas por las que las personas tienen sexo. Les puedo asegurar que yo he oído más (un poco de chulería Navideña)
Aquí va mi pequeño recopilatorio basado en mis “escuchas” como sexóloga, mi vida personal y a mi gente de twitter, que tan amablemente han querido colaborar.
Nota Aclaratoria: Dejaré a un lado las razones “científicas” como es beneficioso para el sistema inmunológico, libera el estrés, aumenta la autoestima….Vamos a centrarnos en las peculiaridades, en las verdaderas razones del día a día, vamos a centrarnos en ti. Y, por favor, no prejuzgar. Gracias.
1. Me aburre el gimnasio y el sexo me ayuda a tonificar. Eso sí, por menos de una hora no se consigue nada.
2. Para no comer. Mi mujer me dijo que si me ponía a dieta lo haríamos todos los días. Ahora me encanta la verdura y estoy “más verde” que nunca.
3. Para reducir el dolor de regla. Me alivia.
4. Para dormir mejor. Me deja atontado perdido y ella lo sabe. La quiero.
5. Me aumenta el deseo, las ganas llevan a las ganas.
6. Me deja la piel ideal. Siempre echo uno antes de salir de marcha. Es como una ampolla de esas de belleza.
7. Me quita la mala leche. Si tengo un mal día me descargo. No estoy nada romántica y ella lo sabe. Otro día la compenso. Es equilibrar.
8. Me mandaron hacer ejercicios para contraer la vagina. No le cogía el punto, hasta que mi pareja me enseñó a notarlo con su pene dentro. Ahora lo hacemos hasta viendo la tele.
Creo que debo hacer un inciso: todos, todos son totalmente basados en hechos reales, es más, para dar juego, algunos son míos….#AhíLoDejo.
9. Por intercambio: planchar la ropa de la semana por felación. Yo me hago la sufrida pero me encanta, tanto lo uno como lo otro.
10. Short Phillip Plein Hablaba mucho, me tenía loca de la cabeza. Y pensé, ocupa la boca cariño.
11. Me hace sentir deseado. Me costó aceptar mi cuerpo pero con él me olvido de mí, somos nosotros.
12. Placer por placer… ¿realmente hace falta una razón?
13. Me alivia el dolor de cabeza, me ayuda a respirar mejor, en definitiva,  hace que me olvide de todo lo demás.
14. Para tener el mando, me encanta sentirlo a mi merced. Philipp Plein Soldes Homme Es todo mío en ese momento.
15. Me siento viva….
16. Me divierte, no sé otra manera mejor de pasar el rato, es como un videojuego.
17. Short Philipp Plein Homme Es una necesidad….además conoces a gente.
18. Quería ser actriz y a él le encanta que le monte numeritos. Así que cada “acto” es una película.
Podría seguir dando más muestras de cariño y sexo pero no es cuestión, no son fechas para entretenerl@s en el ordenador.