Su arte me llevó al orgasmo

Su mirada me dio alas… Y todo quedó en un sueño. Sus manos crean arte y eso me enganchó. Lía cigarros. Mientras preparó uno, yo lubricaba. ¡Esa destreza! Luego sacó su lengua para sellar el papel. Ahí gemí. Fue inevitable y la gente de la cafetería se incomodó de tanta verdad. Pasa el tiempo. Sigo soñando.

Cuanto más intenso sea tu deseo y tu energía sexual, más fácil te resultará tener un orgasmo.

El evento transcurrió sin novedades. “Te presento a…” muack, muack… “¡Cuánto tiempo sin verte!” Bla, bla, bla… Mi mente en su lengua. “Descansa querida, te espera un largo recorrido”. Salimos antes de que terminara el ponente. Caminamos por un parque: palmeras, luna y silencio. Es de pocas palabras. Abre su furgoneta. Pasa el tiempo. Sigo soñando.

Para llegar al placer necesitamos un estado mental abierto y relajado.

“Espacio” murmuro, y mi boca se acerca a la suya: “dame tu lengua”, le ordeno. La lamo, la muerdo y la trago. Él saliva y ya su boca es mía. Mi mano baja lentamente… Botones en el vaquero… Sonrisa inmediata. Toco su miembro que intenta escapar buscándome, sale una gota seminal. Se abandona. Pasa el tiempo. Sigo soñando.

Manejar el deseo propio y ajeno con arte requiere práctica, conexión y comunicación.

Me pesan los párpados. Me quito el pantalón. Abro mis piernas y me siento encima de él. Se introduce a placer, total, alcanza cada rincón, cada pliegue. Perfecta penetración. Hace arte. Me abandono. Pasa el tiempo. Sigo soñando.

Nadie puede “darte” un orgasmo. Tienes que provocarlo tú mism@.

Olas de azul turquesa se van acumulando en mi garganta. Mi sexo crece, se dilata. Doblo el cuello hasta acurrucarme en su hombro. Sigue llenando cada centímetro de mi vagina. Sus dedos de liar cigarros juegan con mis líquidos. Me despierto en un espasmo de placer y miedo. El tiempo se ha parado.
Los taoístas creen que la vagina y la garganta están conectadas, por eso es más fácil extender tu orgasmo si expresas tu placer a través de la voz.
Ahogo un grito… El arte de la espera… Con-Sex. 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YennyRivero