Prototipos de comedores de coño ¿jugamos a quién es quién?

Hay hombres que nacieron para comer un coño. No me mal interpreten ¿o sí?, ya que la cualidad más brillante de esa persona es dicha habilidad (a mí me toco uno en suerte). Da igual donde tuvieses la cabeza, si él la tenía entre tus piernas, tocabas el cielo con las manos.

Hoy vamos a hablar de tipos de comedores orales:

  1. El que se le va la vida en ello. Su ansiedad le precede, da igual el ritmo que tú le marques, para ellos se acaba el mundo y hay que comer y comer. Remedio: tirar del pelo y comerle la boca suavemente, dale tu punto de cocción.
  2. Su opuesto, el “be water my friend”. Ese saborea………….. con pausa……….. Tendances hommes tranquilo……………. ¡TE DESESPERA! Piensas si se va a quedar a vivir ahí abajo. Y abrillantar requiere tiempo, pero aunado con eficacia. Remedio: dale pautas, suelen ser buenos oyentes.
  3. El preguntón “¿está bien?”, “¿así te gusta?”, “¿más rápido?”, “¿la muevo en círculos?”, “Esto le encantaba a mi ex”. Ya en este punto sabes que no hay nada que hacer. Remedio: vete a por un amaretto y toca mimos, o puerta. Tú decides.
  4. Están los de viento. Sí, existen. Chupan, soplan. Succionan, soplan. Lamen, soplan. Remedio: cántales el cumpleaños feliz, es mágico, les cortas el rollo ventolero jajaja.
  5. En esta línea, los percusionistas, “el batucada”. Todo movimiento lingual va acompañado de toque manual, ya sea tipo bongó o en zic-zac. Remedio: agárrale las manos y “hasta que no te lo comas todo no te suelto”.
  6. Tenemos el 100 metro lisos. Tres lamidas y suben a por la medalla, y encima te sueltan: genial ¿verdad? Remedio: “como calentamiento no está mal, anda baja a por los 1000 metros campeón”.
  7. El aventurero. Este se para a la altura del ombligo coge aire y puedes sentir en el ambiente “un vamos allá”. Mode Ojo te puede tocar un Indiana Jones o un Mr. Been. Remedio: suerte.
  8. Para finalizar, está el no quiere comer ostras pero te pone el pepino en la boca. Remedio: es cosa tuya elegir el menú. Personalmente soy de dar y tomar. Me gusta ver comer a la gente 😉

Y me despido no sin decirles que hay fuegos que se calman con cirios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YennyRivero