No me des chuche cuando quiero deseo

Vaya por delante que no estoy en contra de cualquier medicación, siempre que haya una razón que la justifique. Empecemos pues a mostrar lo que se cuece sobre el deseo y la polémica “pastilla rosa”.

Deseo: impulso de carácter instintivo y /o psicológico que incita a la persona hacia la conducta sexual. Está determinado por una serie de factores, biológico, psicológico y social.

Deseo sexual inhibido: bajo nivel sexual que se manifiesta en la dificultad para iniciar o responder al deseo de actividad sexual. El deseo sexual no solo hace referencia a las ganas de estar con otr@, es tener imágenes, fantasías, apetito sexual.

El deseo sexual no es siempre constante. Las personas a lo largo de la vida pasamos por diferentes etapas en cuanto al impulso sexual. El sexo es algo vivo, con lo cual, se transforma, se acopla a nuestras circunstancias.

Las causas del bajo deseo pueden ser varias: educación sexual restringida, actitudes negativas hacia sexo o experiencias sexuales traumáticas o negativas,  insomnio que ocasiona fatiga, enfermedades físicas o algunos medicamentos…

La píldora se conoce con el nombre de Addyi  y es un antidepresivo (flibanserina) que aumenta los niveles de dopamina en el cerebro. Está indicado a mujeres premenopáusicas que acusan una disminución o ausencia de deseo.

No tiene nada que ver con la viagra masculina. Esta incide en el sistema vascular, facilitando el aporte de sangre al pene y con ello a la erección. Actúa a nivel físico. Se toma una hora antes del acto sexual.

El Addyi actúa sobre el cerebro afectando a los neurotransmisores. Trabaja a nivel mental. Se debe tomar diariamente durante semanas e incluso meses para observar resultados (en una muestra de 2400 mujeres solo se percibió cambios en un 10 %, que se manifestó en un coito más al mes).

Sus efectos secundarios son: hipotensión, desmayos, nauseas, ansiedad, somnolencia, fatiga, bradicardia, que aumentarían con la ingesta de alcohol.

Ahora yo, mujer, con plenas facultades mentales, que de eso se trata, digo: el deseo es cosa de la mente. Si observas que andas baja de impulso sexual revisa tu vida, falta de sueño, estrés laboral, rechazo inconsciente o no tan inconsciente a tu pareja, algún fármaco, no aceptación de tu cuerpo, y te rebelas negándole el placer…  Hazte preguntas. Busca las respuestas. Si no la encuentras acude a algún especialista.

Yo la encontré en una pequeña burbuja, en un hombre que me hizo sentir deseada y única. Duró menos que una bolsa de chuches, pero lo importante es que descubrí que la falta de azúcar es cosa mía. Para pensar en verde no hace falta un Shrek en tu vida. Regálate tiempo, llénate de imágenes y concédete un deseo: ¡GOZARTE! Con- Sex.

heidi-klum-nude-chocolate-heidilicious-rankin-02


2 thoughts on “No me des chuche cuando quiero deseo”

  1. Hola Yenny:

    Creo que tienes muchísima razón. Es diferente la píldora masculina que actúa directamente en el aparato circulatorio y, por ende, en la ereccion del pene, motor, sin duda, del placer del hombre que la píldora femenina, viendo las características y posibles efectos secundarios que has mencionado.

    Por mi experiencia personal la mujer es capaz de mantener relaciones sentimentales sin, prácticamente, relaciones sexuales. El hombre, todo lo contrario, es incapaz. Si perdemos la pasión, creemos que también hemos perdido el amor. A veces es verdad pero, en otras ocasiones, es fruto de nuestra imaginación sexual.

    Hay que mantener viva la llama desde el primer minuto: caricias, palabras, sorpresas (incluyendo de chocolate),…, hasta el último. El sexo es fantasía. Y la fantasía parte de nuestra imaginación erotica.

    Me ha encantado el blog. Felicidades. Un beso desde Canarias

    1. Muchas gracias, y bien cierto que siempre hay que mantener viva la llama.El deseo hay “que trabajarlo”. Con respecto a las relaciones sentimentales posibles sin sexo en la mujer,no me gusta generalizar. Al ser terapeuta veo de todo tipo de relaciones indistintamente del género. Cada persona son sus personalidades y circunstancias. Un saludo y espero que sigas leyéndome, placer tenerte al otro lado. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YennyRivero