NECESIDAD DEL MOMENTO

Siento la música. Love me again de John Newman. ¡No sé cómo esta canción me hace vibrar tanto! Se me viene a la mente multitud de chispazos, de pensamientos. No puedo dejar de escribir. No sé ni lo que voy a poner, pero sé que en estos momentos necesito echarlo para afuera. Por eso pido disculpas de antemano si no tiene ni orden ni concierto. Hoy vamos hablar de la necesidad del momento.
Primera Situación
Hace un mes viví una de las experiencias sexuales más excitantes de mi existencia (cuantas X y no es para menos). Lo que ocurrió me lo guardo para mí. Sólo les puedo decir que era una de mis fantasías más recurrentes. Cuando apareció él, mi fantasía se palpó en deseo (obsérvese diferencia entre fantasía y deseo en el post del 5 de Enero) Y una noche ese deseo se hizo realidad. Lo único que tengo son palabras de agradecimiento. No es mi pareja, sólo mi cómplice, que no es poco. Son de esas personas, que aunque el paso por tu vida sea breve, dejarán huellas.
Conclusión: Necesidad de cumplir tus deseos eróticos.
Segunda Situación
Tengo un amigo que aparece de vez en cuando. Es un cielo de hombre: dulce, buen conversador, simpático, guapísimo y con un cuerpo, que le pido agua sólo para verlo pasear desnudo (el pobre se pensará que me deshidrato en “el acto”). Tiene miedo. Le he explicado muchas  veces que no quiero nada con él. Me interesa su compañía. Coger el coche y perdernos en alguna playa, donde el haga sus fotos mientras yo diviso mis pensamientos. Adoro sus silencios. Sentir su fuerza. Mirarlo de reojo.
Conclusión: Necesidad de escapar sin miedo a más.
Tercera Situación
Tarde aburrida. Miramos el paseo y la gente que por allí deambula (siempre me ha atraído observar a la gente, deformación profesional) y ella me pregunta, como quien pregunta si comes pan integral, ¿cómo te gustan los hombres? Yo respondo: uno detrás de otro…Vamos, ni lo pensé. Pero analizando la respuesta, es que no tengo prototipos de hombre. Es decir, no tengo perfiles. Si es que existen  perfiles de hombres o mujeres. No soy de etiquetas.
Conclusión: Necesidad de amar a las personas y no a su imagen y semejanza.
Cuarta situación
Dialogo imaginario
Él: ¿qué quieres de mí?
Yo: sólo momentos para el recuerdo…
Llevo dos años de “no relación”. Lo he visto tres veces en donde hemos intercambiado algunas frases. Nos seguimos en el facebook (cuando lea esto, si lo lee, jamás va a querer nada conmigo, va a pensar que estoy pirada jajaja). Creo que es una de las personas más interesantes que podré conocer. Y no me suelo equivocar. Me gusta todo de él: su voz, su porte, su sensibilidad, su forma de encerrarse, su humor…Es química en estado puro. No hay palabras para explicarlo. O no las encuentro.
Conclusión: Necesidad de creer que puede ser…
Empecé con música y termino con ella. Pablo Milanes también me surgió como una necesidad.
                                    Yo no te pido que me bajes
                                     una estrella azul
                                     sólo te pido que mi espacio
                                     llenes con tu luz.                                                                                                   
                                             

Y tú ¿Qué necesitas? ¿Cuál es tu situación? Con- Sex


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YennyRivero