Los verbos del sexo.

Soy una mujer pragmática. Es así, y siempre me ha acompañado esa actitud. Nací con ese gen. De niña ni discutía, para ahorrar energía, hacía lo que creía oportuno, vamos lo que me daba la gana. Aprovecho para saludar a mi madre, aunque ella dice: “Mejor no te leo, ¿verdad mi niña?” Y dentro de mi mundo de acción/reacción, creo considerar que los verbos son un punto y aparte atrayente. Tangas Calvin Klein Para Mujer ¿Pero le damos buen uso al verbo? Hoy voy a presentar mi lista de verbos imprescindibles… en el sexo. Fornicar, copular, apareamiento, ayuntamiento, concubitar, acoplar, emparejamiento, enlace, cubrición. “El conjunto de los modos de hacer sexo”, como diría Palacios 76. Sigo investigando, sexo: Cualquier actividad que genere una buena sensación dentro del cuerpo humano. Uf, si esto fuera cierto, ¡cuánta actividad sexual sin saberlo! Verbalizar el sexo requiere de conocimientos. Que no te corten tu palabra cuando hablas con la piel. Los cuerpos hablan como ellos solo saben hacerlo; rozando, mordiendo, sudando, respirando, agarrando… Rozar: Tocar muy ligeramente… No considero ningún encuentro sexual donde no haya fricción. ¿Te gusta frotarte? Define ligeramente. Bolsos de moda Caer: En el sentido de perder un cuerpo el equilibrio. Boxer Calvin Klein Baratos ¿Quién controla las ganas cuando el sentido está en sus ojos? Abandonarse a las sensaciones. ¿Sabes que muchos trastornos sexuales se producen por exceso de pensamientos? No registres, despista a la mente. Respirar: Proceso vital que consiste en la entrada de oxígeno al cuerpo. Aire que entra en mí. Beber de tu boca… un poco de vida… eso quiero. El sexo es la savia que da color al organismo. Saborear: Percibir detenida y placenteramente… Saborear el olor a sexo. Atrapa la conciencia del deseo del otr@, eso es jugar con paladar. Calzoncillos Calvin Klein Baratos ¿Cuál es tu verbo? ¿Importa realmente? Porque cada momento, circunstancias lleva su verbo: lamer, succionar, chupar, besar, acariciar, sudar, gemir, gritar, llorar, mamar, penetrar… Lo que cuenta es que lo conjugues tú, por eso de los tiempos. El mío, el verbo copulativo, del latín copula: lazo o vinculo. Esta noche Me agarro A tu olvido Y te hago mío.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YennyRivero