Hablemos de infidelidad

Tema delicado, espinoso donde los haya, porque hay tantas razones, “motivos infieles”, como personas. Cada ser es un mundo y sus universos, y ateniéndonos a esta premisa, pasemos a qué nos dicen los estudios.

¿Qué es exactamente ser infiel?

“Cuando alguien no respeta un compromiso asumido con otra persona”. Hablar con la pareja, convenir qué prácticas son consideradas como una infidelidad y cuáles no, son de vital importancia. Una relación, sus normas, ustedes deciden. Resumiendo: somos infieles a nuestra pareja cuando le mentimos de manera consciente y con la certeza de que nuestro comportamiento no es “el correcto”, porque no es el acordado.

Infidelidades con un avatar ¿Cómo afecta las nuevas tecnologías? Internet no hace que la inclinación que nos lleva a ser infieles aumente, sin embargo, es obvio que su auge si ha facilitado la práctica. Nuevas prácticas que no sabemos encuadrar: ¿se es infiel si chateas con otra persona? ¿Ver porno? … Volvemos a repetir, lo que se considere infidelidad es decisión de la pareja.

Pero, dato y pensamiento a tener en cuenta: si mantiene conversaciones que dan juego a una posible relación, miente sobre su estado sentimental, eso conlleva engaños a ambas partes. ¿Nos interesa una persona que necesita una doble vida? Ahí lo dejo.

Razones, causas, motivos que nos llevan a la infidelidad: Nos sentimos insegur@s, la rutina y el aburrimiento, la necesidad de seducción, problemas con la pareja que no se resuelven y generan resentimiento, escasa satisfacción sexual, expectativas irreales e idealización de la relación de pareja, como acto de rebeldía por ver amenazad@ la libertad…

Y ¿Después de una infidelidad?

Fases por las que se pasa:

  1. a) La fase de tormenta emocional: aparecen sentimientos de rabia, de ridículo, depresión, ansiedad, dificultades en el sueño, irritabilidad con ataques de ira, hipervigilancia…
  2. b) La fase de “perspectiva”: se reflexiona sobre lo ocurrido y se trata de entender. Sin que desaparezcan las reacciones emocionales, intenta buscar el por qué a lo ocurrido.
  3. c) Construcción de la confianza: reconstruir la confianza implica volver a retomar la relación y tomar la responsabilidad de lo ocurrido. A veces, no se llega a esta fase, y se produce la ruptura.

En la segunda o tercera fase, es cuando las parejas acuden a terapia en busca de soluciones. La gran duda cuando llegan a consulta: ¿es posible recuperar la ilusión y el afecto? La respuesta a esta pregunta es sí. Siempre que los dos miembros se impliquen y apuesten por la unión. Sencillo.

Para ello influye: La duración de la relación de infidelidad (no es lo mismo una noche que una infidelidad que haya durado años), el número de personas con las que se ha dado el engaño y el nivel de la actividad sexual y de vínculo emocional que se han alcanzado.

Podemos afirmar, por tanto, que no todas las parejas en las que se da la infidelidad se separan, algunas mantienen su relación por muchas razones, incluso llegan a comentar que salen fortalecid@s, ya que sientan nuevas bases con unos pilares más sólidos (más comunicación, espacios, valía del otr@…)

Prevenirla ¿Nos podemos anticipar a la infidelidad?

No, pero existen formas de actuar que mantienen a la pareja en “la misma sintonía”. Se consigue con las siguientes herramientas: a través de la comunicación, evitar la rutina, conocer del otr@ sus gustos, deseos, y expresar con detalles y destellos el interés que se tiene. Esto requiere una necesaria dosis de tiempo y energía. > El amor se trabaja. Para evitar la infidelidad lo mejor es seguir admirando al ser amado y sentirse a gusto con el vínculo creado. Hasta aquí mi post de hoy, basado en hechos y estudios, mi versión sigue en curso, faltan años por vivir y, por tanto, no puedo concluir. Con-Sex.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YennyRivero