Decálogo del mal amante

El otro día me llamaron la atención por utilizar el término mal amante en las redes sociales. Por cierto, fue uno de ellos al sentirse ofendido. Según él, nunca había tenido quejas sobres sus artes amatorias.

Decálogo del mal amante:

  1. Egoísta. Cuando no tienes interés por la otra persona sino que va a probarse a si mismx, llámese después de un periodo de abstinencia, por despecho, por disfunciones sexuales… Vamos que quieren comprobar su respuesta sexual y da igual a quien tengan delante. No hay espejo, no se mira en ti, solo existe el yo.
  2. Narcisista. Cuando usa la otra parte como trofeo después de una conquista, o más bien, reconquista de su ego. Lxs reconocerás porque utilizan toda clase de malabares, sexo oral fantástico, por ejemplo. Al final suelen mirar con un “¿a que esto no te lo habían hecho nunca?” Y a ti te dan ganas de darle agua para calmar esa sed de premios. Es el que se mantiene erecto hasta desollarte y jadeas para que termine y así poder tomarte el agua que rechazó después del oral.
  3. Pasivo. Este me hace mucha gracia, porque a pesar de su inmovilidad se cree activo. Incluso a veces se muestra entusiasta con anotaciones tipo “¿no he estado mal, eh?” Y tú sacando la artillería pesada de fantasías sexuales a ver si mojas algo y espera que se anime a mover un dedo y lo aprovechas. Lo digo literalmente, porque hasta poniéndote encima eres la que provocas los vaivenes.
  4. Liberal. El falso poliamorosx, que se queda en folladxr con todo lo que sale. Este no para de hablar de los beneficios de que podamos estar con varixs, lo enriquecedor de ser multitarea. Vamos es como si te vendiera una orgía pero solo vas a tocar un culo.
  5. Conejo. Todxs hemos tenido un conejo en nuestra vida. El que se cree que la penetración es el santo grial. El que te besa dos veces, te chupa un pezón y ya va a perforar. Huye porque lo que te espera es aburrimiento coital.
  6. Coleccionista. Va por capítulos. Me explico: “esto es solo el principio”, “lo que te espera, nena”, “cuando me conozcas bien vas a flipar”. Es como una entrega de fascículos para mantenerte alerta, expectante. Solo diré una cosa: perro ladrador poco mordedor.
  7. Alerta roja. Súper héroe del que según él tú vida cambiará al finalizar el encuentro, por ello, te alerta de que no te enamores, que es puro sexo. Consejo, si es bueno en el sexo (que lo dudo mucho, ya que para el sexo de calidad hay “que tener cabeza”) úsalo, pero no le pongas música, no malgastes melodías 😉
  8. Mártir. Todo lo hace por generosidad y la alta estima que te tiene. Siempre deja constancia del favor que hace, o está cansado, o lo coges en mal momento, o no quiere mucha pasión para “no sufrir” en la horizontal. Suele quedarse en manoseo y felaciones.
  9. Este apartado dejo que lo rellenes tú, seguro que alguna especie has encontrado y yo desconozco. Ahora, y para ir terminando, que es necesario aprovechar el tiempo, no malgastes tus energías en manos perdidas. Pasa y ve a por el 10.
  10. Buen amante es aquel que sabe escuchar la piel, el que mira a los ojos cuando estos hablan, es aquel que gime cuando tú gozas, el que sabe pedir con una sonrisa de complicidad, es el que no pregunta porque tu risa es la respuesta. Con-Sex.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YennyRivero