Alergias: No te pongas encima solo lo que te pide la piel.

¿Por favor tienes bragas 100 por 100 de algodón? “Sí, pero son para señoras, no las veo para ti”. Se me dibujó una sonrisa de inmediato, eso de “no las veo para ti”, hizo sentirme tigresa jajaja. “Mira, toca estas”. Nop, tienen 3% de licra. ¿Y estas? Nop, tienen 5%. Tengo esos poderes: detectar lo falso de lo bueno. Se me acerca otra chica; “yo sufro el mismo problema: mi chocho es superdelicado”. Yo no lo hubiese dicho tan finamente, pero sí, éramos y somos intolerantes a los porcientos que nos quieren meter.

Hoy vamos a hablar de las alergias, esas comunes e “innecesarias”.

Alergia a quítate tú para ponerme yo sin dar previa explicación. En el sexo las órdenes son de consenso.

Alergia a utilizar las estadísticas en beneficio de lo establecido. El 72% de los hombres sueña con un trío frente al 2% de mujeres. O yo me rodeo de mujeres con ganas o ya se sabe la poca veracidad de una encuesta (PD: una fantasía no tiene por qué hacerse realidad).

Alergia a deducir que mujer sola es sinónimo de desesperada en busca de que alguien le caliente la cama. Una mujer sola en la sociedad actual sabe buscar calor en la cama, en la cocina, en el salón, en el pasillo… Y luego darse una ducha para refrescarse… Sola.

Alergia a los comentarios negativos de tu pareja cuando se está “en equipo”. El respeto ha de ser continuo. Hay muchos temas para bromear. Dime que chistes usas y diré de que careces.

Alergia a “prepararnos” con besos y caricias para dar paso al “sexo real”. Una mujer sabe mamar y no porque llore antes. Todo lo contrario, el placer de la sonrisa vertical.

Alergia a que ser amable es querer algo contigo. No confundas educación con un bolero. Sencillo.

Alergia a esas personas que se acercan a ti con un “eres lo más”, con un amor supremo, y, luego, se va desvaneciendo como hilachas en el cielo. Los impulsos, para comer medio litro de helado. Las personas no son curvas receptoras de estallidos de endorfinas pasajeros.

Alergia a que me pongan un café con leche si pido un capuccino. Sabemos distinguir entre el deseo de una relación o las ganas de un amante. La cantidad de leche en las emociones es cuestión de medidas.

“¿Entonces cuántas bragas se lleva?” Mira déjalo, no me des ninguna, mi ginecólogo dijo que cuanto más al aire mejor. No te pongas encima solo lo que te pide la piel. Con-Sex.

tumblr_mzek8zrzyb1t6o46no1_500


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YennyRivero