La amarga dulzura del despertar. Relato erótico

Hay manos que dicen mucho en poco tiempo. Eso cuesta palparlo, asimilarlo, digerirlo. Hay manos que dicen poco en mucho tiempo. Esas deberían ir al olvido. Me dijo su nombre. No lo escuché. No importaba. Sus labios eran interpretativos, vividos. Exhibía sin reparo la decencia de lo prohibido. Nada tan puro como unas ganas bien hechas. No hay reserva cuando observas. Me gusta mirar. Decido conservar mi presencia intacta. Entrega total. Si hay que volver para ir más lejos, se hace. Hay manos que no están para tocar, sino para chupar antes de entrar… un dedo… dos dedos… dámelos otra vez… el olor de mí en ti.  La palabra- sentencia, ese todavía- no. Horizontes de piel con olor a ingle. Reposar la cabeza y estirar mi lengua hasta la primera gota de tu alma. Tu miembro, esa dura prolongación de mi cuerpo. Quiero hundir la mente y extraer saliva para mis dedos cuando estén en soledad. Ausente de tiempo permanezco hasta que tu respiración agitada haya colmado mi boca de universo blanco. Sin dejarte resbalar en un sueño, te muestro en cuclillas tu lugar. Labios y audacia en mi sonrisa sin equívoco. Dos mundos de distancias entre mis jugos y tu boca. Realismo Oral. En el instante de mi orgasmo cogí aire y extendí mi cuerpo hasta acoplarnos. Sus grandes manos se agarraron a mis nalgas para marcar un ritmo que creía suyo. Destino: próximo clímax. Empujar con calma y tensión es un arte. Abro de par en par los ojos hasta orientar el deseo. Aliento al compás. Aliento sublime. La distancia más corta entre dos puntos es la línea recta. He tenido que recorrer vidas para acceder a partes de mi misma.

La amarga dulzura del despertar. Anoche te soñé.

“Te vi follar y fallar y no sé cuándo

me gustaste más:

si cuando te contemplé proclamándote diosa

o cuándo te observé confesándote humana.” Elvira Sastre.

Lo humano y lo divino del verbo. Con-Sex.527795_3977136862345_791791826_n

El placer de elegir

Estoy en un momento de mi vida entre el té y el café frío, entre un gran amor o follar por follar, entre montar una consulta a lo grande o irme a Fuerteventura a criar baifos. Así andaba, hasta que ocurrieron dos hechos que me hicieron apostar por la opción A. Sí, sí voy a contar los hechos.  Hecho Uno: una seguidora, aunque no me gusta mucho esa palabra, me escribe una nota: “gracias, porque después de seis años, he logrado volver a ser mujer en parte leyéndote”. Joder, eso cala, y los que me conocen saben que no soy prepotente. Hecho dos: el libro Instrumental de James Rohdes, memorias de música, medicina y locura. Sin comparativa alguna, porque respeto mucho los grados de sufrimiento, creo que en esta vida me ha tocado tragar mucha mierda, así que ya es hora. Y parafraseando a Rushdie, con una afirmación de lo más estúpida, arranco “siempre eligen las mujeres y los hombres, si tienen suerte, son elegidos”. Quiero ser elegida, señalada, buscada, trabajada, valorada, integrada y todas “las adas” que quieran sumar, por un hombre que cumpla estos requisitos: sentido del humor a mente llena, práctico a la vez que fluido, con ganas de aprender y prender en el sexo (nunca me conformo en este aspecto 😉 ) Ofrezco quitarme coraza y la certeza de que es él. Dure lo que dure.

Opto por el té. Me gustan las cosas calientes y no por ello padezco del síndrome de la “rana hervida”. Síndrome el cual consiste “Si se pone una rana en un cazo de agua hirviendo, la rana salta para escapar. Pero si el cazo está al fuego y lleno de agua fría, la rana poco a poco ajusta su temperatura corporal a la del agua, manteniéndose en una cierta comodidad que le impide darse cuenta de que el agua está calentándose y de que si no salta, acabará muerta” vía @psicopedia. Este fenómeno, totalmente real, viene a decir que un exceso de conformismo puede llevarte a una “mala vida”. Asume responsabilidades, el agua no calienta sola. Así que controlando fuegos y tomando… Té.

Para ir finalizando, aplazo el viaje a Fuerteventura, y sigo creyendo en mí… Como yo creo en ti… DATE PERMISO PARA SER TÚ, EXACTAMENTE TAL COMO ERES AHORA. DATE CUENTA DE LAS COSAS QUE TE GUSTARÍA CAMBIAR PERO SIN CONVERTIRLAS EN CONDICIONES PARA QUERERTE A TI MISMO… DATE PLACER EN ELEGIR… Con-Sex.

tumblr_nc4vodddho1rtehvwo1_500

Autoestima y la influencia externa

Me he congratulado con el género masculino. Después de mucho tiempo he vuelto al placer de una buena conversación. Ese hombre que te cautiva con el saber ser. La mirada atenta. El interés puesto. Un hombre culto, con sentido del humor, amplio de miras y belleza de cercanía. No hubo ninguna química sexual. Atracción no es sexo. Sencillo. Lo sencillo no es simple, es síntoma de claridad. Quedé con él para desvirtualizarlo a las diez, se hizo las doce sin darnos cuenta. Nos despedimos con un “eres mejor en directo” y “estamos en contacto”. No sé si lo volveré a ver. Él tiene su vida, yo la mía. Pero de vuelta a casa con la sonrisa puesta me dije: a este hombre lo escribo. Le debo mucho, me he reencontrado con mi olor de hembra.

Hoy vamos a hablar de la autoestima y la influencia externa (2ª edición)

Si breve dos veces bueno. Nunca he entendido este dicho, porque si te gusta, que dure y dure. Si te tomas un café saboréalo, si te pones crema hazlo a conciencia, si te miras de reojo en un escaparate párate. Esto de aceptarnos es complejo, pero hay hechos elementales, básicos e imprescindibles que no debemos dejar pasar para querernos. Seré breve, clara y concisa. Allá vamos.

Causas de baja autoestima:

  • Ambiente familiar negativo: si no fuiste apoyado y querido por tu entorno dejará secuela.
  • Dificultades en la etapa escolar: acoso, burlas, vejaciones…
  • Exceso de autocrítica y perfeccionismo.
  • Inseguridades, incapacidad para superar dificultades.
  • Alto grado de susceptibilidad.

El mundo está lleno de personas acomplejadas a causa de una mala percepción. Tu cuerpo cuenta tu historia. No lo olvides.

¿Qué imagen tienes de ti? ¿Qué se esconde al mirarte? Pudor, vergüenza, rechazo, asco, tristeza, malestar, repulsión, decepción, frustración…

Una imagen negativa de tu cuerpo puede influenciar en tu día a día: escasa habilidad social, dificultades sexuales, trastornos de alimentación… En ti está el cambio. ¡Comienza ya! Hay mucho en juego: tu vida.

  • Modifica tu lenguaje. Las palabras en la mente hacen, y mucho. Aprende a ver lo bueno en ti.
  • La perfección no existe. Y menos mal, en los detalles está lo hermoso.
  • El éxito depende de muchos factores: inteligencia, decisiones, suerte… Te puedo asegurar que rostro y cuerpo no dicen nada si no van acompañados de esencia.
  • Cuida tu aspecto, tu estilo, es decir, siendo fiel a ti mism@. No te compares. ¡Qué sentido tiene cuando en la diversidad está el encanto! Lo auténtico si es hermoso.
  • ¡Libérate! No me digas que no estás hart@ del discurso del “culto al cuerpo”, de la “eterna juventud”. No sabes lo maravilloso que es ir de “carpe diem”.
  • Une de las cualidades que más valoro últimamente es el sentido del humor. “Autoríete”. Me explico. Mírate y ríete de todas las veces que te criticaron o rechazaron. Da gusto. “En serio”.

Modificar comportamiento y adoptar nuevas formas de actuar no es algo fácil. Si te sientes incapaz de hacerlo sol@ acude a un terapeuta o apúntate al taller sobre autoimagen, eliminando bloqueos, que daré junto a @charoguijaro, el 12 de noviembre. Sí, es publicidad, pero es mi blog 😉 Más información en eugeniar2917@gmail.com.

Y yo sigo siendo la misma que en la primera edición pero con más letras.  Gracias a él,  vuelvo a tener mi autoestima en alza, y entro en una nueva etapa.  Con-Sex.

14800982_10210872255231581_787379239_n

Ilustración: Más Ilusiones

Alergias: No te pongas encima solo lo que te pide la piel.

¿Por favor tienes bragas 100 por 100 de algodón? “Sí, pero son para señoras, no las veo para ti”. Se me dibujó una sonrisa de inmediato, eso de “no las veo para ti”, hizo sentirme tigresa jajaja. “Mira, toca estas”. Nop, tienen 3% de licra. ¿Y estas? Nop, tienen 5%. Tengo esos poderes: detectar lo falso de lo bueno. Se me acerca otra chica; “yo sufro el mismo problema: mi chocho es superdelicado”. Yo no lo hubiese dicho tan finamente, pero sí, éramos y somos intolerantes a los porcientos que nos quieren meter.

Hoy vamos a hablar de las alergias, esas comunes e “innecesarias”.

Alergia a quítate tú para ponerme yo sin dar previa explicación. En el sexo las órdenes son de consenso.

Alergia a utilizar las estadísticas en beneficio de lo establecido. El 72% de los hombres sueña con un trío frente al 2% de mujeres. O yo me rodeo de mujeres con ganas o ya se sabe la poca veracidad de una encuesta (PD: una fantasía no tiene por qué hacerse realidad).

Alergia a deducir que mujer sola es sinónimo de desesperada en busca de que alguien le caliente la cama. Una mujer sola en la sociedad actual sabe buscar calor en la cama, en la cocina, en el salón, en el pasillo… Y luego darse una ducha para refrescarse… Sola.

Alergia a los comentarios negativos de tu pareja cuando se está “en equipo”. El respeto ha de ser continuo. Hay muchos temas para bromear. Dime que chistes usas y diré de que careces.

Alergia a “prepararnos” con besos y caricias para dar paso al “sexo real”. Una mujer sabe mamar y no porque llore antes. Todo lo contrario, el placer de la sonrisa vertical.

Alergia a que ser amable es querer algo contigo. No confundas educación con un bolero. Sencillo.

Alergia a esas personas que se acercan a ti con un “eres lo más”, con un amor supremo, y, luego, se va desvaneciendo como hilachas en el cielo. Los impulsos, para comer medio litro de helado. Las personas no son curvas receptoras de estallidos de endorfinas pasajeros.

Alergia a que me pongan un café con leche si pido un capuccino. Sabemos distinguir entre el deseo de una relación o las ganas de un amante. La cantidad de leche en las emociones es cuestión de medidas.

“¿Entonces cuántas bragas se lleva?” Mira déjalo, no me des ninguna, mi ginecólogo dijo que cuanto más al aire mejor. No te pongas encima solo lo que te pide la piel. Con-Sex.

tumblr_mzek8zrzyb1t6o46no1_500

Las perlas sexuales de mi collar. Y tú ¿tienes cadena?

Quien me conoce sabe que soy mujer de pocas palabras y adoro el silencio. No soporto las personas con incontinencia verbal. Si se puede decir en una frase, ahorra el párrafo. Sencillo. Hoy no voy a encadenar palabras solo pensamientos. Hoy no voy a hacer un post al uso. Hoy me voy a desahogar. Hoy daré perlas para un collar, cadena de mis eslabones mentales.

  • El orgasmo es cosa tuya. No esperes regalos externos si todavía no conoces tu contenido. Un sí a la autoestimulación.
  • Asimila errores y no caigas en el victimismo. Nada como la superación personal. En el sexo igual. Siempre a mejor.
  • Cuando las cosas gustan se repiten. En tu entorno serás mi placer.
  • No existe ideal de belleza, lo hermoso es tener esencia. La variedad de mis ex amantes es uno de mis consuelos en momentos de estancamiento. Esperando a follar una mente.
  • Muchas veces dudo del verbo que debo usar… Quizás sea el momento de no conjugar. Quiero pronombres.
  • El esfuerzo no rima con placer. Flotar sin destino anclada a tus labios.
  • Priapismo: erección masculina que no desaparece aunque ya no reciba excitación. A veces, agarrarse a un palo no te salva.
  • La perfección desde el punto sexual no existe ¿o sí? He tocado el cielo desde el infierno ¿o era al revés? Pon tu perspectiva.

Estas son mis perlas ¿y las tuya? Asegúrate de que no te oprima el collar. Con-Sex.

valladolid-grabados-desnudos-picasso-clausura_tinima20120307_0304_3

Grabado de Picasso: “La mirada del deseo”.